Reseñas Semanal

Ascenso, lucha y caída: La serie de hijos de la Anarquía

Puede que este sea mí ultimo artículo en voz partisana, y como con el primero, quiero hacerlo sobre algo que sé que me ha marcado.

No soy muy conocedor de las técnicas de fotografía o de cámara así que mi crítica a Sons of Anarchy se centrará en los guiones, el argumento y los personajes, así como la opinión personal.

Hijos de la anarquía es una serie que relata la vida de un club de moteros, cuya financiación depende del tráfico de armas, en el sur de Estados Unidos en un momento en el que el protagonista, Jax Teller, comienza a replantearse su vida. Destacan los conflictos generados por temas del pasado o por situaciones repentinas que alteran el ritmo normal del microcosmos de la serie. El creador es Kurt Sutter, el cual aparece en la serie y es el creador de the shield.

El argumento en origen es sencillo, sin embargo, los guionistas consiguen incluir elementos en la trama que logran cambiar el normal desarrollo de la historia, haciendo que la historia acabe a kilómetros, metafóricamente, de donde debería acabar siguiendo el inicio normal de la serie. Podría resumirse con esa frase de Jhon Lenón “La vida es eso aquello que pasa mientras estás ocupado haciendo planes”. La serie, si juntamos todas las temporadas, da la sensación de que a medida que se acerca el final todo va en descenso, un viaje que, violento al principio, va haciéndose más calmado hacia el final dándole un final coherente con todo lo sucedido. No deja ningún cabo suelto y tras terminarla sientes que ha sido natural. El final no es forzado, es la consecuencia de todo lo que ha pasado.

Los guiones son la prueba de ello, pues van acompañando a los personajes y a la atmósfera de la serie, dándole sentido y sin estar metidos de calzador. La música, en su mayor parte versiones de otras canciones, es otro de los elementos que ayudan a crear atmósfera pues al ser versiones, se adaptan al espíritu de la serie (toques entre melancólicos y sureños).

Los personajes, no son lineales y todos ellos presentan cambios. Todos esos cambios se dan motivados por el entorno y las vivencias, haciendo que algunos maduren y otros se envilezcan cambiando por completo la primera imagen que tuvimos de ellos. Todos los cambios tienen sentido y una razón que los hace fluidos con el entorno.

Creo que fluidez es el mejor adjetivo para describir hijos de la anarquía, el argumento fluye como un río y los sucesos de alrededor son las curvas que dirigen el argumento a la desembocadura final.