Artículos de opinión

¿Ser de centro?

Es frecuente en el terreno mediático-político oír la posición de “centro ideológico”. Podemos destacar como ejemplos actuales – o recientes – de esta cuestión el partido político UCD (Unión de Centro Democrático), o Ciutadans, el precursor del actual partido político Ciudadanos, se definía en su documento ideológico (Comisión de Ideario realizada en 2007) como un partido de centroizquierda.

El “centro ideológico” hace referencia a una posición de centro en relación al espectro ideológico del eje izquierda-derecha. Una posición intermedia, abstracta e inconsistente y, al fin y al cabo, una posición estratégica. Estratégica, por ejemplo, en el ámbito electoral, buscando desmarcarse del eje izquierda-derecha para así, aunque manteniendo los valores e intereses, ser percibido por los votantes de una forma distinta abarcando así un mayor abanico de votos.

El eje izquierda-derecha es una herramienta básica para dotar de corporeidad así como canalizar el espectro ideológico en los países europeos. Este eje, aunque rechazado por algunos alegando su carácter de historicidad debido a que antes de la aceptación del mismo, los parámetros ideológicos eran distintos.

Así mismo, este eje sirve para explicar la posición electoral. Es necesario resaltar una pregunta que se realiza en los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en cuanto a la autoubicación ideológica. Esta pregunta se plantea como una escala numérica que va desde el 1 al 10, siendo los valores de menor rango los “de izquierdas” y los mayores los “de derechas”. Ante esta realidad, la cuestión sería ¿qué significa posicionarse en el número 5 de dicha escala? Desde la creencia del “fin de las ideologías” – por autores como Bell – simbolizaría esto mismo, pero desde mi visión percibo que realmente atiende a factores como la incomprensión del eje o el desinterés por el mismo.

Por lo tanto, hablar de un hipotético “centro ideológico” carece de sentido, puesto que las ideologías o identidades de la izquierda o la derecha están construidas en base a su contrario, es decir, apoyan y abogan por unos intereses y unos valores contrapuestos. En última instancia podríamos decir que la izquierda no podría existir sin la derecha y viceversa. Así, no tiene cabida la postura de centro en el imaginario ideológico.