Artículos de opinión

La deshumanización

Bajo la deshumanización del capitalismo, ciudades a rebosar de habitantes, edificios con decenas de ocupantes, nos desconocemos, la tristeza de la multitud, del rebaño sin rostro, perdidos en esta deshumanización, el capitalismo.
Desde hace décadas el capitalismo ha ido tejiendo su tela de araña para conseguir apresar a la clase trabajadora, tenerla subordinada a su uso y disfrute, somos un producto y así nos tratan, buscan crear una inconsciencia con vida, robots de carne y hueso, nos crean a su imagen y semejanza, absurdos mini burgueses con rostro proletario.
La desconexión del humano con la naturaleza, la desconexión con la sociedad es solo un producto mas de estas políticas inhumanas que buscan sacar el máximo beneficio, el individualismo como tortura. Son famosos los casos de gente que pasa muerta una semana en sus casas sin que nadie se alarme, es tal este despropósito, es tan insultante, que algunos capitalistas lo justifican, hablan de la libertad individual, no saben que la libertad individual es aquella que te permite ser feliz en la comunidad. ¡Absurdos reaccionarios!
La comunidad como tal ha ido siendo desprestigiada de forma sutil, nuevas tecnologías que simulan una falsa unión social, fría, distante, la creación de mecanismo de juego desde el sofá, sin la necesidad de nadie mas para tu entretenimiento, la promoción de deportes como el Running basados en la individualidad del deporte, de la falsa motivación de la autosuperación, de nuevo olvidan que la realmente autosuperación es aquella que vincula individuo y sociedad.

Resultado de imagen de redes sociales adiccion
Que tan triste es esta estrategia, estas estratagemas, estos ataques al proletariado, que lo que conocemos como relaciones afectivas, la amistad, no es mas que una falsa vinculación, en muchos casos económica, como lo es ya la familia (Este suceso ya fue descrito por Engels)
La sociedad no avanzamos, pues, hacia la fraternidad, al contrario, nos alejamos del hermano y desconfiamos, la camaradería es solo una palabra, ya deja de ser realidad. La burguesía se sirve de esta deshumanización para romper los vínculos casi directos entre el proletariado, nos divide en individuos, así se asegura calmar o eliminar todo germen revolucionario, nos subordina, caemos en su tela de araña.