Artículos de opinión Cultura Semanal

OK Computer, crónica de una depresión anunciada

¿Cuántas veces hemos escuchado a alguien decir lo mucho que le gustaba la música de los 70 o de los 80? Posiblemente muchas pero, ¿Cuántas veces hemos escuchado a alguien decir lo mismo de los 90? Bastantes menos.

Queen se tendría que disolver al poco de empezar la década debido al triste fallecimiento de su vocalista, Freddie Mercury, otros grandes grupos como The Rolling Stones no pasaban por sus mejores momentos, al igual que cantantes como Michael Jackson o David Bowie, que habían tenido épocas mejores. Había grupos como REM o los Red Hot Chili Peppers que todavía aguantaban de los 80, pero había pocos grupos surgidos en esta última década que consiguiesen encandilar al público; estaba Nirvana por supuesto, también OasisGreen Day, pero poco más; los 90 sería también la cuna de canciones como “La Macarena”, “Wannabe” “Barbie Girl” “Creep” o “Don’t Speak” canciones que pronto conseguirían la etiqueta “One Hit Wonder” por ser la única obra reconocible de sus respectivos grupos.

Entonces llegaría OK Computer, lanzado en 1997 por Radiohead, aquellos que años atrás habían tenido un espectacular éxito con “Creep” pero que desde entonces, y a pesar del lanzamiento de su más que fascinante segundo disco (The Bends), no habían conseguido resucitar el éxito que habían poseído en el pasado.

OK Computer fue aclamado por las críticas, que iban desde “Excepcional” hasta “Obra Maestra” y convirtió a la banda en el éxito del momento, cosa que su cantante, Thom Yorke, parecía no disfrutar.

Crónica de una depresión anunciada” así es como definiría el disco si tuviese que hacerlo en una solo frase, y es que el disco en su conjunto es una reflexión de lo más sombría en relación al avance tecnológico que tan rápidamente se estaba produciendo; pero que nadie se equivoque, el disco no habla de lo horrible que son los ordenadores o los teléfonos móviles, la reflexión se produce en un nivel mucho más personal, mucho más humano. Esto hace especial hincapié en canciones como “No Surprises” o “Let Down” que tratan el tema de la desolación y la soledad en un mundo siempre “conectado”, sin olvidarnos de “Paranoid Android” “Fitter Happier” o “Exit Music (For a Film)” que fue compuesta para Romeo + Julieta de William Shakespeare, película que contaba con Leonardo Dicaprio en el papel de Romeo.

Era evidente que, teniendo en cuenta la evolución que se estaba produciendo en la sociedad, este tipo de pensamientos tan solo podían llevar a Thom Yorke a la depresión, cosa a la que el éxito del disco “ayudaría” enormemente.

Y es que mucha gente califica a Radiohead como la banda “depresiva” por excelencia, ésto no es por el hecho de que las letras de sus canciones sean las más oscuras y deprimentes de toda la industria, si no por la facilidad que tienen para transmitir emociones, debido a esto Radiohead ha sido una banda de lo más recurrente en el cine y en la televisión, siendo sus canciones utilizadas en películas como “Memento” “Incendies” “Hijo de los Hombres” “A Scanner Darkly” “La red social” “50/50” e incluso en la muy comercial “Crepúsculo” por mencionar algunas, y en series como “Black Mirror” “Ergo Proxy” “House” o recientemente en “Westworld” donde solo en la primera temporada ha contado con 4 canciones de la banda.

OK Computer sería solo el inicio de esta etapa que ya había sido levemente iniciada en su anterior disco; posteriormente, con Kid A, veríamos el reflejo más angustioso y sincero de la tristeza más desoladora que se haya dado en la música reciente, aunque todo eso, merecería un artículo aparte.