Artículos de opinión

¿Inmigración?

Antes de iniciar este articulo, que seguramente no sera, como muchas veces me ocurre, del agrado de todas, quiero dejar clara mi posición y militancia fiel a la lucha antifascista y que rechazo todo odio a toda persona por procedencia o color de piel, al final lo que nos debe importar es el genero humano.
Cuando hablamos de inmigración nos encontramos ante la encrucijada, al menos en la izquierda, de lo políticamente correcto, del análisis sencillo, vacío, y que a veces es incluso procapitalista, véase afirmaciones como: “Los inmigrantes hacen el trabajo que nadie quiere hacer”“Sin inmigración no se desenvolvería el país a este ritmo”“La inmigración siempre es positiva”. Todas estas afirmaciones que nos parecen correctas, incluso que deben ser lemas de la izquierda, contienen grandes cantidades de falsedad, hipocresía y una demagogia capaz de hacer explotar al mismísimo Albert Rivera. A continuación os propongo libraros de todo tabú y entrar en la reflexión y desmentir de algunos de estos mitos.
–  “Los inmigrantes hacen el trabajo que nadie quiere hacer”
Aquí tenemos un ejemplo claro en el cual la izquierda cae en un pro-capitalismo enfermizo y reaccionario, justificar la precarización del empleo a las personas foráneas del país y culpabilizar a tu propio pueblo, cuñado lvl100000. Primero, antes de nada, creo que no hace falta que deba explicar diferencias entre ser de izquierdas o capitalista, ya tenéis Google, pero entremos en profundidad en este aspecto. Que los inmigrantes suelan trabajar en empleos más desagradables” es cierto, que los propios del país no quieran trabajar en estos empleos es falso, entonces, porque en su mayoría son inmigrantes los que van a coger frutas o trabajan de basureros, etc. Pues porque el maravilloso capitalismo así lo dispone, cuando te llega mano de obra mucho mas barata, que puedes explotar y que apenas pueden defender sus derechos pues el empresario se aprovecha, menos coste y mas beneficio, el obrero nacional no quiere competir tan bajo por trabajos tan precarios, pero si el sueldo fuese digno y los derechos básicos estuviesen asegurados, quizás otro gallo cantaría, y aquí el primer problema de la gran afluencia migratoria, que yo por lo menos como occidental asumo mi culpa, el empresario se beneficia, crea empleo precario, se aparta al obrero nacional, el paro se mantiene igual o mas alto y la competencia que tanto defienden los liberales desaparece ante una explotación denigrante.

Resultado de imagen de inmigracion cultivos
– “Sin inmigración no se desenvolvería el país a este ritmo”
Otro mito falso es la falsa creencia que a mas inmigración mas PIB y mejores condiciones Estatales, es decir, sin la mano de obra extranjera no habría tantos pisos o carreteras, o tantas manzanas y kiwis, cuando en realidad volvemos al párrafo anterior, y se obvian las fluctuaciones del mercado y que su aumento o disminución poco tiene que ver en el país de origen del trabajador o de como haya llegado el país, sino que la macroeconomía se aleja de estos minúsculos números.
– “La inmigración siempre es positiva”
Si y no, es decir, la diversidad cultural de un territorio lo vuelve rico, pero también tiene numerosas desventaja a corto y largo plazo. Entendamos que la inmigración es negativa en el sentido Estatal, cuanto mayor es esta inmigración mas partidas presupuestarias debemos destinar a su integración y subsistencia, porque como nos hemos referido mas arriba, ese trabajo precario no les permite poder vivir en unas condiciones dignas y eso provoca la intervención del Estado, dinero que podría aplicarse a otro tipo de ayuda social. A nivel cultural esta demostrado que la abundancia de esta inmigración precaria lleva de la mano la perdida de la cultura local, la creación de guetos y el aislamiento y no integración de estas comunidades, lo que a largo plazo puede significar que en un país como Catalunya se hable mas el castellano (lengua de los inmigrantes españoles) que el idioma propio de la tierra.
Con esta breve explicación no quiero criminalizar a la inmigración, ni promover el odio hacia ella, sino al contrario, garantizar a quien desea abandonar su país unos derechos y condiciones dignas que lleven al beneficio de todas, tanto de las ciudadanas locales con las ciudadanas extranjeras, una igualdad que dentro del sistema capitalista y dentro del pensamiento pseudo socialista es imposible, ya que la apertura de fronteras sin antes una evolución de las sociedades subdesarrolladas conlleva a un caos sistemático que no puede garantizar un Estado de Bienestar que con una inmigración de cualidad, digna y que únicamente emigrase por placer y no por deber podríamos construir sociedades sanas y fuertes, pero mientras occidente no asumamos nuestra culpa y contribuyamos a su desarrollo para no caer en la pobreza humana deberemos asumir las consecuencias, una sociedad donde el inmigrante muere en el mar y el pueblo muere en su casa.