Artículos de opinión Cultura Semanal

Elephant, otro día cualquiera…

9 minutos. Eso fue lo que duró la matanza perpetrada por Eric Harris y Dylan Klebold en el instituto de Columbine en 1999, uno de los mayores tiroteos jamás producidos en un instituto y sin lugar a dudas el que más repercusión ha llegado a obtener.

Como era de esperar, no tardaron en llegar las adaptaciones cinematográficas de dicha tragedia, siendo la primera realizada y estrenada tan solo un año después de la matanza; “Duck! The Carbine High Massacre” era un completo despropósito y un insulto a todo lo acontecido, la película, hecha rápidamente para tener el “honor” de ser la primera que tratase el tema, decidió dedicarle 20 minutos a la masacre, 11 más de lo que duró en verdad, y siendo estas escenas finales innecesariamente sangrientas y gráficas. Tras ésta seguirían otras como “Hearth of America” una de las pocas obras salvables del nefasto Uwe Boll, que aún así, no pasa del “aceptable”.

Ya en 2002, 3 años más tarde de la masacre, empezarían a prosperar filmes de verdadero interés como “Escuela de Asesinos” que si bien no era una adaptación directa de Columbine, estaba claramente inspirada en ella y “Bowling for Columbine” documental ganador del Oscar dirigido por Michael Moore que reflexionaba sobre el control de las armas en los Estados Unidos.

Pero sería 2003 el año en el que se conseguiría filmar algo tan cruel como fue lo acontecido en Columbine, primero con “Zero Day” y finalmente con “Elephant” de Gus Van Sant, la que considero la adaptación perfecta de una tragedia como ésta.

Elephant no trata de 2 perturbados mentales que van armados a su instituto y matan a tanta gente como pueden, Elephant es un día cualquiera en la vida de unos cuantos alumnos, cada uno de ellos con sus problemas, sus preocupaciones… En una escena de la película vemos a John McFarland, alias “el chico rubio cuya camisa amarilla tiene un toro negro” (pues es una película donde los nombres de los personajes es intrascendente y mencionado en pocas ocasiones) llorando, ¿por qué? Antes hemos visto que su padre tiene cierta tendencia al alcohol, pero ¿tan grave es? ¿Hay algo más? No lo sabemos, para él es un día más, y, en ese momento, necesitaba llorar, por un motivo que no conocemos y tan solo podemos intuir.

La película está llena de planos secuencia; alumnos hablando entre sí, caminando por el campus para ir de un lado a otro… contando con la música de Beethoven de fondo en muchas de estas escenas; y luego llega el momento; el momento en el que dos adolescentes, van armados hacia el instituto y realizan una masacre, esto se narra casi sin enseñar una gota de sangre, sin música de fondo o cámara lenta; la matanza dura 9 minutos.

Es por esto que considero Elephant una película perfecta sobre lo acontecido en Columbine, porque no se centra en lo acontecido, que sería lo fácil, sino que nos cuenta la historia de personas, adolescentes, que tienen una vida como cualquier otro ser humano, y de cómo un día todo eso cambió.

Hay gente que ama esta obra, otros muchos que la odian, aún así, considero que Elephant es una película de visionado casi obligatorio, por las reflexiones que realiza (que siguen siendo de lo más acertadas a pesar de los 14 años que tiene la película) por lo que cuenta, y sobre todo, por el modo en el que el director Gus Van Sant, lo cuenta.