Feminismo La Partisana LGTBI-GSD

#14F Día europeo de la salud sexual. Protégete

Hoy, además del día de San Valentín, es el día europeo de la salud sexual. La OMS define la salud sexual como “un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia”. Asimismo, las ITS, más conocidas como ETS, son las infecciones susceptibles de transmisión durante una relación sexual, ya sea oral, anal o vaginal. De la misma manera, como bien señala la OMS, la salud sexual está íntimamente relacionado con la salud mental, puesto que las violaciones o las prácticas no seguras pueden implicar traumas y otras enfermedades mentales que no permitan una relación sexual placentera y buena. No obstante, en este artículo no quiero centrarme en lo que se conoce como cultura de la violación, sino en los diferentes métodos para controlar la salud reproductiva y, a su vez, prevenir en la medida de lo posible las enfermedades o infecciones ocasionada por la relación sexual.

En primer lugar, habría que señalar aquellos métodos que sirven para evitar los embarazos y la transmisión de enfermedades sexuales. Si bien, primero, hay que señalar que no es lo mismo lo que se necesita para el coito anal o vaginal que para el sexo oral, sobre todo, en el que hay una vagina involucrada. Así, en lo que se refiero al sexo oral o anal tenemos los preservativos, tanto femeninos como masculinos (uso esta terminación, puesto que es la conocida asumiendo que hay hombres con vagina y mujeres con pene). Los preservativos femeninos, al igual que los masculino, son un método barrera, es decir, evita el contacto directo entre órganos sexuales. Sus ventajas son que permite ser puesto antes del inicio del coito o lo que vulgarmente se conoce como “preliminares”. Del mismo modo, aunque el precio sea más caro que el del masculino, puede ser usado por personas alérgicas al látex y , a su vez, está mejor lubricado. Asimismo, el anillo puede rozar el clítoris produciendo placer y se mantiene durante todo el acto sexual al contrario que el preservativo masculino. Ahora bien, es cierto que el preservativo masculino sí es apto para el sexo anal y conseguirlo es más sencillo que el vaginal.

En último instancia, se ha de señalar que estos son los únicos métodos anticonceptivos que previenen las ITS o ETS durante el coito anal o vaginal.

En lo referente al sexo oral es claro que si el objeto es un pene sirve con el uso de un preservativo “masculino”. En cambio, si el objeto del sexo oral es una vagina o el ano (rimming) se puede usar una barrera bucal, es decir, se puede usar un preservativo y ponerlo en la boca o un protector bucal. De igual modo, se puede usar papel de film o similares pero no está comprobado que sea eficaz al cien por cien.

En último lugar, estarían los métodos anticonceptivos orales y hormonales que en ninguno de los casos protege de las ITS o ETS, solo de los embarazos. Estos irían desde la píldora al anillo vaginal o el DIU. Asimismo, aunque se intentó comercializar una píldora oral anticonceptiva masculina no ha sido aprobada por sus efectos secundarios, que eran muy similares a los producidos por la pastilla femenina.

Protégete, pues es tu salud la que está en juego y, asimismo, ante la menor duda hazte análisis para comprobar que todo marcha bien. El sexo sin complejos pero seguro, tanto saludable como psicológicamente.