Artículos de opinión Estado Español

Votar al PP es de Imbéciles

Cada nueva encuesta electoral en España es igual a nueva subida del PP, estos resultados provocan la aparición de grandes analistas de la izquierda, con una argumentación profunda, con objetividad digna de los grandes pensadores. Si aún no sabéis de quien os hablo os dejo un ejemplo:

“Los políticos son el espejo de la sociedad, y en España, la sociedad es IMBÉCIL, por mayoría…” El Cojonero, 2017.

Es triste pero cierto, la izquierda se llena de infantilismo, se cierne sobre ella el manto del progresismo, esa ideología posmodernista, llena de vacío i falta de formación, una izquierda que resume su existencia en el: “Si no me votan es porque son estúpidos” su análisis es inexistente, ni siquiera se plantean él porque del voto del pueblo a un partido corrupto y conservador, caen en un sencillísmo insultante, en una abstracción de ideales digna de un crio de 12 años, y aun así, el crio vera más allá de la manzana.

Resultado de imagen de eduard bernstein

El problema no es la existencia de seres en las redes que vayan gritando estas consignas, sino que, hay una creciente corriente de personas, en partidos como Podemos, que se atan tras su desastrosa experiencia, a estos argumentos.

Estos sabios obvian una verdad, casi absoluta, como que llamar imbécil a quien quieres que te vote, no es ni de buen gusto ni da redito electoral. La clase trabajadora de nuestros días se encuentra ante una Alienación inmensa, ante una fuerza que no pueden detectar y que mueve sus hilos, el pos capitalismo les controla y lleva donde quieren, se les pone la venda y apacigua su espíritu revolucionario, casi natural. Pero estos analistas de pacotilla, obvian toda verdad, no ven el árbol que hay detrás de la manzana, y llaman imbécil a la clase trabajadora, no quieren ganarse a su clase, la humillan y mancillan.

Esta política de decir que el pueblo es estúpido, típica del progresismo, es la que lleva desde décadas obstaculizando toda lucha, es el pensamiento que provoca el rechazo del pueblo trabajador ante un pensamiento revolucionario, pero claro, siempre será más sencillo llamar imbécil a tu compañerx, que defenderlo y luchar junto él o ella.

Así nos va, con una izquierda de pacotilla y una derecha mentirosa.