Antirracismo Feminismo Internacional LGTBI-GSD

El futuro se escribe en femenino

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tomó posesión de su cargo el viernes, día 20 de enero. Este presidente tiene mucho de peculiar, ya que ha insultado, ofendido, realizado comentarios obscenos y discriminado en múltiples ocasiones, no sólo contra las mujeres, sino contra el colectivo LGTB, personas de cualquier otra raza que no sea la blanca, prensa, personas del mundo del espectáculo o incluso discapacitados. Y al día siguiente de su elección, el mundo decidió decir basta.

 

Con el motivo de reivindicar este hecho, por todo el mundo ayer se repitieron las llamadas “Women’s March”, es decir, manifestaciones abiertas a todo tipo de público y totalmente pacíficas convocadas por mujeres y para mujeres, además de otros colectivos afectados por Trump, reivindicando el poder femenino. Para amenizar el evento, estrellas como la cantante Madonna o la actriz Scarlett Johansson tenían programados respectivos discursos y estaban planeadas diversas actuaciones musicales.

La marcha principal estaba convocada en Washington, lugar emblemático por ser donde el presidente tomó posesión y donde actualmente reside, pero prácticamente todas las grandes ciudades de Estados Unidos convocaron la suya propia. Además, más de 60 ciudades de otros lugares externos a este país, como Oslo, Londres, Bucarest o Melbourne, decidieron sumarse a esta iniciativa.

La iniciativa, organizada en colaboración con organizaciones feministas y asociaciones a favor del medio ambiente y  de planificación familiar,  fue un absoluto éxito, más de un millón y medio de personas salieron a la calle y demostraron que el tipo de valores que defiende el nuevo presidente no les representan, que no es ese el tipo de educación que desean para sus hijos y que no van a simplemente aceptar el hecho de que ese tipo de comportamientos abusivos hacia cualquier persona considerada “diferente” se haya convertido en algo normal. Numerosas celebridades como Emma Watson, Helen Mirren o Katy Perry, también se dejaron ver en algunas de las manifestaciones, mostrando su apoyo a la causa.

 

 

Lo que hay que extraer de estas marchas es la idea de la globalización. El apoyo mutuo entre colectivos con el mismo objetivo, reforzándose mutuamente, dando el que sin duda ha sido el primer paso hacia un movimiento mayor, acciones más comprometidas, mensajes más rotundos. Esto ha sido una muestra de que todo tiene un límite y una política basada en el odio no debe nunca y bajo ningún concepto ser aceptada en la sociedad de nuestro tiempo. Es tiempo de mirar al futuro reemplazando el miedo por poder. Y un gran signo de poder nos lo han dado estas mujeres marchando juntas. Han demostrado que de “sexo débil”, tienen bien poco y que unidas, somos imparables.