Artículos de opinión

Defiende la cultura

Cuando se pierde la identidad y se va muriendo lentamente todo recuerdo de lo que eramos, ante la soledad del paso del tiempo y su peso, yugo cultural, ahoga cada centímetro de nuestra cultura, nos vemos en la tesitura de escoger, escoger que es correcto. Algunas deciden quedarse sentadas ante el abismo de la perdida de la identidad cultural, otras, deciden defenderlo hasta el final, es decir, se llenan de patriotismo, de amor a su lengua, tradiciones, cultura.
En pleno siglo XXI nos encontramos ante un mapa socio-político precioso, una maravillosa globalización que se cierne cual fantasma, y por desgracia, no el de nuestro querido Marx (Engels también). A cada paso que da esta sociedad se elimina otra huella cultural, es como andar por la playa descalzos, sintiendo el mar tocándote los pies y disfrutando, ese disfrute nos distrae ante lo que realmente ocurre, la desaparición de lo que somos y fuimos y que quizás jamas seremos.

Nos venden la moto de que hay que unificar tierras, que debemos tener una sola moneda mundial, un solo idioma mundial, vamos una sola cultura, que no es otra que la cultura burguesa hija del capitalismo mas ruin. El pueblo absorbido por sus medios (Televisión, fútbol, ocio vía drogas) camina ciego, en medio de la noche, por una calle sin luces. El peligro de este acto es acabar atropellado o perdido en ningún sitio, y es aquí donde se encuentran nuestras naciones (Naciones reales, no Estados ficticios como el español) unas naciones que durante siglos han ido creando, modificando, perfeccionando sus rasgos, manteniendo firmemente y de forma orgullosa y noble sus tradiciones, pero que, tras todo ese duro trabajo, ven como la imposición de otros elementos culturales, desde Papa Noel hasta la imposición del Castellano, destruyen todo lo que son.
Al final, todo siempre recae en el mismo puesto, es una bola tirada cuesta abajo, sabemos que rodara, entonces, ¿Qué podemos hacer? Pues alzarnos con fuerza en defensa de nuestros valores, callando a esos hipócritas que se llenan la boca de pueblo, pero en la hora de la defensa del pueblo desaparecen, debemos alzarnos de patriotismo, de gloria por nuestros antepasados, sin miedo a las criticas de algunos sectores de la izquierda, porque recordemos que el pueblo es la patria y la defensa de nuestra patria, con todos sus elementos, es en definitiva la defensa de nuestro pueblo. La defensa de nuestra Cultura es un acto anticapitalista, que se enfrenta a su globalización, es un acto de orgullo y honor, es decir no a un modelo de sociedad consumista que nos consume, pero sin olvidar que el enemigo no es el país vecino sino el sistema que nos domina y dirige. El socialismo junto al patriotismo para mantener lo que somos y construir lo que seremos.