Cultura Feminismo

Femme fatale

   25 de noviembre. Fecha señalada y reconocida por algunos e ignorada por otros tantos. Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, implantado así desde el año 1981 por el movimiento feminista latinoamericano en recuerdo del asesinato  en República Dominicana de las hermanas Mirabal, activistas políticas, por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo.

    La violencia contra las mujeres se origina en la falta de igualdad existente entre hombres y mujeres por la discriminación que sufren estas últimas; un problema estructural hacia el colectivo femenino con objeto de tener subordinación al género masculino.

   Es un problema social que desgraciadamente afecta aún, en pleno siglo XXI y pese a los cambios en la sociedad conseguidos, a las mujeres en distintos ámbitos y mediante diferentes medios. Achacamos violencia a la implicación de un contacto físico, pero no debemos olvidar la psicológica, económica e incluso cultural. Porque aunque pensemos que se desarrolla en ámbito doméstico, es igual de notorio y está presente en el ámbito laboral y artístico.

   Los autores clásicos grecolatinos en sus mitos relataban la forma en que el ‘Dios de dioses’ violaba a una muchacha de la que estaba enamorada o cómo seres mitológicos perseguían hasta el fin a sus víctimas. Escultores de épocas posteriores reflejaban el dolor y sufrimiento de esa víctima, retorciéndose entre los brazos de su captor como hizo Bernini en El rapto de Proserpina, donde gracias al realismo de la obra, la empatía te revuelve las entrañas y no puedes no sentir de algún modo su dolor y comprender su sufrimiento; al igual que ocurre con su obra Apolo y Dafne.

   Infinidad de obras dotadas de una belleza inestimable con un trasfondo más oscuro que el podemos llegar a ver en un principio; una representación de la visión de la mujer que no se queda en un “objeto”, sino que goza de más interpretaciones. Porque, ¿cuántas veces hemos escuchado o visto representada a la mujer como un ser malvado que usa la sexualidad como arma de seducción, una femme fatale? Miles. Y es que las mujeres levantamos pasiones y siempre hemos estado vinculadas a las artes. Pero pese a esta vinculación la realidad se muestra de otra forma. Y sí, es cierto que el desnudo femenino es un tema muy recurrido; y sí, es cierto que en la gran mayoría de las artes plásticas aparecen mujeres (dentro de un canon establecido en las épocas en que fue creada); pero, ¿de cuántas mujeres artistas ves obras expuestas en museos? ¿De cuántas artistas plásticas tienes conocimiento más allá de tu mera curiosidad por conocer más del panorama cultural femenino?

   La sociedad cambia y con ello las oportunidades para diferentes áreas del colectivo por muchos años marginal e invisible. El rol de la mujer en la sociedad ha supuesto un giro radical en muchos países, donde se consideran evolucionados por tener unos derechos y deberes igualitarios.

   Pero, ¿es cierto que el papel de la mujer en la sociedad ha cambiado? Muchos anuncios siguen relacionando los productos y tareas del hogar con “trabajo de mujeres”. El desnudo femenino sigue escandalizando en las redes sociales a pesar de la influencia que ha tenido en el arte desde la prehistoria con obras como La Venus de Willendorf, en pintores del Renacimiento como Tiziano y su Dánae recibiendo la lluvia de oro, y con artistas de patrimonio nacional como Goya con La maja desnuda del Neoclasicismo o Picasso con Las señoritas de la calle Avignon perteneciente al Cubismo.

   Es necesario un cambio de miras para que el arte evolucione y los museos acojan obras de más mujeres artistas y no solo obras de “mujeres”.