Anticapitalismo Cultura Feminismo Internacional Latinoamérica Sin categoría

XXXI ENM: Mujeres organizadas, sociedad alarmada

Este fin de semana se celebró en Argentina el XXXI Encuentro Nacional de Mujeres. Llevando adelante reclamos como la legalización y despenalización del aborto, la lucha por los derechos humanos universales, la separación entre Estado-Iglesia y la reconstrucción del papel de la mujer en la sociedad, convocó al debate mediante más de sesenta talleres de intercambio, y diversas actividades culturales gratuitas. A pesar de que asistieron casi cien mil personas, que tuvieron que tolerar momentos de represión ejercida por la policía local (a pedido de la Iglesia), los medios hegemónicos nacionales se ocuparon de poner el foco en la polémica en torno a superficialidades, como por ejemplo, en las frases anticapitalistas y confrontativas que se hicieron en paredes de diferentes edificios y casas.

El evento fue celebrado en Rosario (ubicado en la provincia de Santa Fe). Constó de tres jornadas consecutivas en las cuales se brindaron sesenta y nueve talleres de debate abiertos a la comunidad. Cada uno atravesó diversas temáticas, tales como el rol de la mujer en el feminismo, en la cultura, en la familia, etc. (accede a la lista con todos los talleres, con sus respectivas propuestas de debate, acá: Talleres ENM 2016). Además, tocaron grupos musicales, se transmitieron audiovisuales, agrupaciones llevaron a cabo obras teatrales, monólogos, rondas de poesía, bodypainting, y muchas otras exposiciones (lista completa en: Actividades Culturales ENM) que se hilaron bajo el lema elegido para este año: El Encuentro somos todas.

Fotografía gentileza de Arte al Ataque. Tomada por Ayelén Rodríguez.

Aunque entre los reclamos del ENM se encuentren llamados a la lucha contra la desigualdad, la sociedad patriarcal, y se proponga un gran énfasis en la consigna Ni una menos (tomada de la movilización surgida en junio de 2015, como manifestación de la emergencia social para detener la creciente tasa de femicidios, producto de relaciones sociales machistas), los medios hegemónicos nacionales no logran salir de su ortodoxa y funcional postura desinformante. Los principales canales de noticias se ocuparon de transmitir lo justo y necesario para fomentar una opinión pública que repudie la movilización colectiva, ya que sus informes se preocuparon de mostrar “el vandalismo” que trajo consigo el Encuentro: grupos de hombres y mujeres fueron reprimidos en la zona de la Catedral principal por la fuerzas policiales durante la marcha del domingo (dejando un saldo de más de treinta heridos con balas de goma); pintadas en casas y edificios con frases combativas que fueron tildadas como destructivas e invasivas.

Sin ser suficiente el rol de las voces hegemónicas, que además de omitir la parte enriquecedora del Encuentro, lo expusieron como una convocatoria superficial y violenta, el arzobispo de Rosario, Monseñor Eduardo Martín, declaró que lamenta la violencia ejercida por ambas partes (policía y manifestantes) dando a entender que los activistas fueron incivilizados y descontrolados, y a su vez afirmando que se debe trabajar la capacidad de diálogo, pero sin detenerse a hacer una autocrítica frente a la institución que él representa y que perpetúa la desigualdad gestada en un sistema de valores patriarcales y católicos.

Fuentes:

  • http://encuentrodemujeres.com.ar/
  • http://www.po.org.ar/prensaObrera/online
  • http://www.sinmordaza.com/noticia/386086-que-dijo-el-arzobispo-de-rosario-sobre-el-enm.html