Estado Español Internacional

Misiones militares, imperialismo y diplomacia: España.

 

Antes de nada, los objetivos de este artículo son explicar los tipos de misiones militares internacionales que existen, su carácter y objetivos en líneas generales, y su forma de ser empleadas políticamente por varios países, poniendo especial acento en el caso de España por dos razones:

  1. Es mi país natal, con lo que tengo más información.
  2. Participa y ha participado en muchos tipos de misiones militares, de hecho actualmente tiene varias en curso como aparece en este mapa (fuente: web del ministerio de defensa)

    misiones-militares-espana
    Misiones militares españolas en curso

 

 

Empezaré por las misiones militares. Hay cuatro tipos principales de misiones:

Misiones bélicas: En este caso el objetivo es obtener victorias frente a un gobierno enemigo. La última misión bélica española fue en 2011, en Libia, en que cuatro cazabombarderos del Ejército del Aire realizaron vuelos de superioridad aérea.

Misiones antiterroristas: Son más o menos como las misiones bélicas solo que en este caso el enemigo no es un estado sino una milicia organizada.

Misiones de paz: El objetivo en estas misiones es restablecer la situación tras una catástrofe (que puede ir desde una guerra civil a un terremoto).

Misiones de entrenamiento: El objetivo de estas misiones es que los soldados y los oficiales tengan las aptitudes para desempeñar sus funciones. Suelen ser simulaciones de los otros tres tipos de misiones.

HERAT, Afghanistan--Spanish Army paratroopers from the 3rd Bandera exit a CH-47 Chinook Helicopter at Bala Murghab Forward Operating Base during an International Security Assistance Force (ISAF) mission, Sept. 27, 2008.   ISAF is assisting the Afghan government in extending and exercising its authority and influence across the country, creating the conditions for stabilization and reconstruction. (ISAF photo by U.S. Air Force TSgt Laura K. Smith)(released)
Soldados de la BriPac en Afganistán, 2008

En las misiones bélicas y antiterroristas participan principalmente las unidades que se llaman “de combate” (infantería, caballería, artillería, aviación de caza, aviación de bombardeo y buques de combate), pudiendo haber otras unidades como apoyo (por ejemplo, en las batallas del Ebro y del Jarama se emplearon unidades de ingenieros y zapadores para emplazar puentes que permitieran el paso). Esto se debe a que, no olvidemos, el fin de esas misiones es “machacar al enemigo”, con lo cual cualquier otra actividad está subordinada a esa.

Militar español sujeta niño en brazos durante misión de paz, Haití, 2003.
Militar español sujeta niño en brazos durante misión de paz, Haití, 2003.

En las misiones de paz, ocurre algo bien distinto: al ser el objetivo reestablecer las condiciones previas a la catástrofe lo fundamental aquí no son las unidades de combate sino las de apoyo: zapadores e ingenieros que retiren los escombros y reconstruyan carreteras y edificios, equipos de intendencia que organicen y distribuyan los suministros (comida, agua, ropa…), médicos que atiendan a los heridos y enfermos… Aunque sí se emplean unidades de combate, su proporción es mucho menor y su rol principal es mantener la seguridad en la zona y defender tanto al contingente como a los civiles en caso necesario (de acuerdo a los protocolos de actuación).

Las misiones de entrenamiento las realizan todas las unidades, y no las trataremos aquí porque su importancia en términos geopolíticos es menor y se efectúan dentro del propio país, pese a que son el tipo de misiones que más se realizan en términos absolutos.

Hay mencionar que estos objetivos señalados son los objetivos militares, es decir: la tarea que se encarga a los militares que realicen. Los objetivos políticos en muchos casos no coinciden con dichos objetivos militares, si bien en el caso de las misiones de combate sí coinciden.

Es sabido desde la Antigüedad que el tener contingentes armados en un territorio da poder dentro de ese territorio, lo cual es uno de los fundamentos de cualquier política imperialista. Así, es bastante factible que detrás de una misión de paz esté el interés de la nación que la efectúa por conseguir influencia política dentro del país donde se realiza. En África, esto suele ocurrir a consecuencia de la descolonización territorial, que no fue una descolonización económica y que dejó a las incipientes naciones del continente dependiendo de los intereses de las potencias. También podemos ver un ejemplo en algunos de los lugares que aparecen en el mapa: Bosnia, Afganistán y Líbano.

En Bosnia, donde hay actualmente dos misiones de paz en curso, la OTAN inició una serie de misiones tanto de combate como de paz en la década de los 90, buscando expandirse en los Balcanes y más concretamente en Bosnia durante y tras las guerras entre Bosnia y Serbia ocurridas tras la desintegración de Yugoslavia. En este caso concreto, se trata de dos misiones de paz internacionales que se llevan desarrollando desde 2004, como continuación de misiones anteriores. Como vemos, el objetivo militar no puede ser más noble (restablecer las condiciones previas a la guerra civil) pero tras eso se esconde un objetivo político cuestionable: expandir la influencia geopolítica de EEUU en Europa Oriental.

Lo último que hay que añadir sobre las misiones militares es que, en el caso español, la legislación establece que todas las operaciones militares efectuadas en tiempos de paz (exceptuando entrenamientos) deben ser aprobadas por el Parlamento. Esto se debe a que organizar una operación militar en otro país sin permiso explícito de dicho país es motivo de guerra, así como a las reformas en la estructura y organización de las fuerzas armadas en la década de los 80. En su mayor parte, las operaciones militares en que participa España son operaciones militares conjuntas, esto es: unidades de ejércitos de distintos países colaboran en una misma operación bajo mando unificado (en el caso de España, mandos de la ONU o mandos unificados OTAN).