Internacional Latinoamérica

La oposición venezolana asesina a un policía ante el silencio de los medios

Aún no hemos conocido de ningún medio a nivel nacional que haya dado la noticia, pero así ocurrió en el día de ayer: la oposición venezolana ha asesinado a un policía en el estado de Miranda, comandada por un Henrique Capriles (gobernador del estado) que no descartaba llegar, en la denominada como “Toma de Venezuela”, hasta el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno de Venezuela, a la vez que acusaba al expresidente español de utilizar a Venezuela “en beneficio de su propia agenda”, por prestarse a mediar entre el PSUV y los opositores.

En dicha manifestación, los opositores del MUD (coalición anti-chavista, apoyada tanto por Ciudadanos como por el Partido Popular y el PSOE en España) cortaron la Carretera Panamericana entre los kilómetros 14 y 15 y comenzaron a disparar contra los policías hasta que uno de ellos finalmente murió a causa de una bala. Además, otros dos policías han resultado heridos: uno de ellos, por arma de fuego, mientras otro fue herido al ser golpeado con un “objeto contundente”.

Este silencio mediático sorprende en un país en donde Venezuela es noticia a diario, con el fin de desprestigiar al gobierno de Nicolás Maduro, y en donde se ha puesto el grito en el cielo por una manifestación de carácter pacífico que se ha convocado para el próximo sábado bajo el lema “Rodea el Congreso. Ante el golpe de la mafia, democracia”, al igual que se calificó de fascistas a unos jóvenes por protestar contra Felipe González (gran apoyo de las fuerzas opositoras al chavismo) sin que hubiera ninguna agresión de por medio. Del mismo modo, al contrario de lo que ocurrió con los insultos de Maduro al ex presidente Aznar y las posteriores amenazas del gobierno español hacia Venezuela, parece que, en este caso, desprestigiar a Zapatero también saldrá gratis.

Además, en estos días, la oposición Venezolana ha amenazado con abrir un juicio político contra Maduro, incumpliendo la Constitución, la cual eliminó la figura del ‘impeachment’ (que en Brasil llevó a un golpe de estado “blando” hace pocos meses contra Dilma Rousseff) en el año 1999.

Todo ello ha sido provocado por la reciente suspensión del revocatorio que planeaba llevar a cabo la oposición al hallarse regularidades en el proceso, mientras el MUD advierte de que si sus exigencias no son atendidas irán el próximo 3 de noviembre a Miraflores. A su vez, Capriles desoye los intentos por parte del gobierno de Maduro de iniciar un diálogo y ha adelantado que no se presentará a la reunión convocada para el próximo domingo en Isla Margarita.