Sin categoría

La lucha de los estudiantes provoca la primera derrota de la segunda legislatura de Rajoy

Aún no ha arrancado la segunda legislatura de Rajoy -obviando aquella que le mantuvo en interinidad durante 188 días a comienzos de año- y ya ha sufrido la primera derrota por parte de la lucha de la calle, al igual que ocurrió la legislatura anterior, cuando las mujeres de España, mediante la protesta, detuvieron las pretensiones del gobierno conservador de llevar a cabo una represiva modificación de la legislación en términos de aborto.

En este caso, y tan sólo un día después de los paros convocados por las organizaciones estudiantiles -y sus consecuentes manifestaciones- a nivel de ESO y Bachillerato, el gobierno ha informado que mantiene “en suspenso” las reválidas a la espera de un “pacto por la educación”.

Este hecho marca un indudable hito en la lucha estudiantil en España y señala la importancia de complementar la política institucional con la política popular, mediante presión externa al Ejecutivo, como ocurrirá este fin de semana en Madrid, primero, el viernes, en una manifestación en Sol a las 19.00 convocada por Izquierda Abierta (el partido de Gaspar Llamazares y parte de IU) y Convocatoria Cívica bajo el lema “No nos resignamos” y, después, el sábado 29 en el Rodea el Congreso, convocado por la Coordinadora 25-S, a las 18.00, mientras la investidura de Rajoy se esté dando en el interior del hemiciclo. Sin embargo, en el primer debate de investidura que viviremos esta semana, Albert Rivera ha aprovechado para adjudicarse la autoría de dicha decisión, a la vez que criminalizaba la protesta social, y olvidando las multitudinarias manifestaciones que se vivieron en todo el territorio español, con más de 50.000 jóvenes en la manifestación matutina en Madrid o las tremendas cargas policiales sufridas por las jóvenes cordobesas tras su movilización: