Artículos de opinión Movimiento estudiantil

Huelga 26O

Desde hace 5 años más o menos viene siendo casi una costumbre dentro del movimiento estudiantil que haya una convocatoria de huelga estudiantil por parte del llamado Sindicato de Estudiantes (SE). El único año que no convocó fue el pasado 2015 cuyo motivo fue la espera a una renovación del gobierno en el que saliera el Partido Popular. ¿Pero acaso es el PP el único partido que ha aprobado y desarrollado medidas contraproducentes para la comunidad educativa? Recordemos que el Partido “Socialist Obrero” Español fue el impulsor de la  Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) en 1985, La Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) de 1990,  Ley Orgánica de Participación, Evaluación y Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG) de 1995 y Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006; siendo sólo la  Ley Orgánica de Calidad de la Educación (que nunca llegó a aplicarse) de 2002 y la más que conocida Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa, de 2013, las aprobadas por el PP. Es importante tener en cuenta esto dado que la discursiva del SE es contra las leyes franquistas del PP como si fueran las únicas medidas contrarias a nuestros intereses como estudiantes, lo que implica una instrumentalización del movimiento estudiantil para diversos fines partidistas al tener un grado de politización tan elevado, pero no son los únicos.

El SE es el sindicato más conocido, que no así mayoritario del movimiento estudiantil (teniendo más presencia en medias que en Estudios No Reglados o Universidad) dado que es relativo cuánta militancia tiene realmente ya que muchas cuando iban unas semanas antes de una huelga a darnos una charla en nuestro instituto (que muchas veces parecía más un mitin de izquierdas que una charla estudiantil) nos apuntábamos pero no volvíamos a saber más de ellos hasta la siguiente huelga, reduciendo el movimiento estudiantil a una mera jornada de huelga y no en un trabajo diario. Esto supone un efecto, a la larga, desmovilizador puesto que el estudiantado entiende simplemente la huelga como faltar a clase (recordemos la típica broma de algún profesor de la “juerga estudiantil”). Pero no toda la culpa la tiene el SE, ni es el malo malísimo de la película, también juegan un papel dentro del movimiento estudiantil diversos tipos de organizaciones estudiantiles:

  • Las burócratas: las encontramos especialmente en el espectro universitario y aparte de las elecciones al Consejo de Estudiantes de turno, la gran mayoría de estudiantes desconocen que existan.
  • Las politizadas: aquellas que parecen más un partido político que una organización estudiantil dado que son excluyentes. Esto viene de una mala concepción del movimiento estudiantil, como organización política en vez de instrumento de lucha para el estudiantado. Por ejemplo, sindicato estudiantil feminista, republicano, vegano, antifascista, y un largo etcétera de etiquetas que a veces pueden o no ir todas juntas. ¿Qué significa esto? Que esa organización acaba reduciéndose a un grupo de eruditos que, para sus miembros, se considera superior moralmente al resto del estudiantado que no está de acuerdo con todo lo que defiende y perdiendo de vista la cuestión estudiantil, o dejando en un profundo segundo plano. Un ejemplo mucho más claro, ir a una charla de un “sindicato estudiantil” y comprarles el manifiesto comunista, la bandera republicana y una estatua de Lenin.
  • Las comunistas: Entran en el grupo anterior, con la diferencia de que algunas veces tienen un discurso entendible y asumible para la mayoría del estudiantado, pero que no dejan de utilizar simbología comunista, por ejemplo la estrella roja que tiene más relación con el movimiento obrero entre otras cosas, que con el movimiento estudiantil.

Todo esto se debe a una mala lectura de la situación estudiantil y su nivel de conciencia, por ejemplo gritar en una manifestación “si nos dicen que no hay solución, pues haremos la revolución”, a parte de que hay muchísimos estudiantes que no son ni se identifican comunistas/anarquistas a priori con estas ideas (sobretodo por la preparación teórica que requiere) y que esto puede echar para atrás, ¿es acaso el estudiante el elemento revolucionario? Por otro lado, a veces vemos como se exageran o manipulan datos para sembrar incertidumbre y hacer para que las estudiantes vayan a la huelga, y con suerte que vayan la gran mayoría a la manifestación, pero sin dejar un poso de organización para que en la siguiente y con un trabajo organizado diario sobre las problemáticas concretas para no ser simplemente esas compañeras que van a hablaros de faltar a clase un día, si no de luchar. Esto, sumado a al contexto político de la llamada “ilusión del sillón” (votar para solucionar las cosas, otras lo harán por mí) vemos como desde hace años, exceptuando la jornada de huelga del 23 de octubre de 2013, vemos una mayor desmovilización en el espectro estudiantil general aunque en algunos aspectos se está avanzando lentamente, como por ejemplo el empezar a concebir el movimiento estudiantil como un movimiento de estudiantes y no de comunistas que estudian, poniendo sobre la mesa un sector estudiantil que parece a veces que no existe: los Estudios No Reglados, es decir, los conservatorios de música, de danza, Arte Dramático, cocina, etc…

Por último hablemos de lo que nos trae aquí: la huelga general educativa del 26 de Octubre de 2016 convocada por el Sindicato de Estudiantes a nivel estatal, ya que en algunos puntos se dan diversas situaciones, por ejemplo. Quisiera lanzarles una pregunta al SE, y es que, ¿cómo puede denominarse general educativa cuando tan sólo una parte de la comunidad educativa, los estudiantes y ni siquiera la mayoría de éstos, ha convocado y el resto no han convocado ni se han sumado a nivel estatal? Aún quedan 17 días y pueden pasar muchas cosas, pero llamarla de primera hora de esta manera cuando la realidad es justo lo contrario parece que la comunidad educativa es tan sólo el estudiantado (sin tener en cuenta cuántas organizaciones estudiantiles al margen del SE se sumarán a la convocatoria, aunque la experiencia nos ha enseñado que les gusta mucho el protagonismo por lo que nos enteraremos a cuenta gotas o si hay algún percance), siendo el único elemento que puede cambiar las cosas, olvidándose de los trabajadores de la comunidad educativa.

Que el movimiento estudiantil y la comunidad educativa han de estar unidas de verdad y luchando a un mismo compás, más que una opción es una necesidad cada vez más latente. Que en cada instituto, en la universidad, cada aula, haya estudiantes organizadas con una meta clara como es la educación pública, gratuita y de calidad para las mayorías pero sin que ello signifique que sea muy burocrático, sólo de huelgas o nos olvidemos de cuestiones transversales, sino saber combinar ambos elementos de lucha e ir elevando la conciencia y en cuestiones transversales como la feminista, asumir rescatar a la mujer del pozo del olvido al que el sistema educativo la ha relegado. Un ejemplo claro es la generación del 27 en el que no se menciona ni a una sola mujer en los libros de textos o en la selectividad, en filosofía en la que se excluye a María Zambrano, entre una larga lista.

http://www.sindicatodeestudiantes.net/ 

http://www.europapress.es/sociedad/educacion-00468/noticia-estudiantes-progresistas-padres-publica-suman-huelga-26-octubre-contra-revalidas-20160927221352.html

Leyes educativas