Anticapitalismo Feminismo Sin categoría

¿Feminismo y marxismo?

El objeto de este artículo es, básicamente, ahondar en la necesidad de la conjunción entre el marxismo y el feminismo y, así mismo, plantear la problemática que esta empresa teóricamente pluralista suscita. De igual modo, es indispensable evitar identificar al movimiento feminista como una totalidad homogénea.

Por lo tanto, podría calificar como un imperativo el hecho de rechazar el feminismo burgués, puesto que, tal y como expresa Sharon Smith en su artículo “Marxismo, feminismo y liberación de la mujer, aunque las mujeres burguesas se enfrentan a la opresión por género, esto no significa que podamos confiar en que puedan abrazar una estrategia que las lleve a abordar el sufrimiento de la amplia mayoría de las mujeres que pertenecen a la clase obrera. A modo de ejemplificación, Smith comenta la siguiente idea de la feminista Naomi Wolf: “las mujeres deben abrazar el capitalismo y conseguir todo el dinero y el poder que puedan para sí mismas”.

En cuanto al segregacionismo, que, según Sharon Smith, profesa que tanto los hombres pertenecientes a la clase obrera tanto los hombres burgueses comparten en la misma línea el sistema de opresión patriarcal. Este enfoque parece caer en el simplismo, puesto que las relaciones de poder que se establecen entre los hombres trabajadores y los hombres burgueses es distinta – no por ello se considera que los hombres pertenecientes a la clase social hostigada no contribuyan a la opresión patriarcal –.

 photo 2c9ff71e-ab6c-4e81-9377-1ab1bd6ea330_zpsmzqrr1uk.png

Ahora procederemos a analizar la teoría del sistema dual. Esta explica que el patriarcado existe separado del sistema económico de las relaciones de producción. Iris Young en su artículo “Marxismo y feminismo, más allá del ‘matrimonio infeliz’ (una crítica al sistema dual)” explica que esta teoría puede tomar dos direcciones distintas: se puede entender el patriarcado como un sistema de relaciones idealistas o materialistas.

Julliet Mitchell en su obra Psicoanálisis y feminismo plantea que el patriarcado es una estructura ideológica formal y universal. Pero, en cuanto a la concepción del patriarcado como una estructura de relaciones materiales, Heidi Hartmann en su artículo “Un matrimonio mal avenido: hacia una unión más progresiva entre marxismo y feminismo”,  plantea que el sistema patriarcal experimenta transformaciones históricas. Además, en él expresa la necesidad de la conjunción o “matrimonio” de ambos marcos tanto teóricos como de acción. La autora aboga por el hecho de que tanto el análisis feminista como el marxista son necesarios debido a la combinación del patriarcado y el capitalismo.

Plantea que “no es el feminismo, sino el sexismo lo que divide y debilita a la clase trabajadora”.  Siguiendo esta idea, también sostiene que:

de no haber existido el patriarcado, la clase obrera unificada podría haberse enfrentado al capitalismo, pero las relaciones sociales patriarcales dividieron a la clase obrera, permitiendo que una parte (los hombres) fuera comprada a expensas de la otra (las mujeres).”

Este planteamiento, así mismo, insiste en que la mujer no debe confiar en que será liberada por el hombre tras la revolución.

 photo emancipation-155791_960_720_zpsjglatwxn.png

Sin embargo, Iris Young plantea que dicha teoría del sistema dual permite al marxismo tradicional mantener sin sufrir cambios su teoría de las relaciones de producción, teoría que peca de ser ciega en cuanto al género. Por lo tanto, plantea que dicho supuesto, al igual que el marxismo tradicional, expone la cuestión de la mujer como un anexo a las cuestiones marxistas.

Young considera que la forma adecuada de tratar la necesaria conjunción entre feminismo y marxismo es dotando a la cuestión de la división del trabajo de la misma relevancia con la que cuenta el concepto de clase en la teoría marxista.  Dado este paso, expone que se podría trabajar a través del concepto división del trabajo por género, evitando así la supeditación de la teoría feminista con respecto a la marxista.

Como hemos comprobado, la tarea propuesta es como poco ardua, pero aún más lo es ineludible. Por lo tanto, comprendo que es necesaria la reflexión sobre esta problemática así como el intento de proponer o adoptar soluciones.