Cultura Sin categoría

¿Cómo de importante es ser votante?

No es lo mismo «ser» que «estar». No es lo mismo «ver» que «mirar», ni «oír» que «escuchar», ni «entender» que «comprender». Esto es algo que, a fuerza de atender a nuestro papel en el mundo, aprendemos tarde o temprano. Y quizá nos haga entender lo importantes que pueden ser las palabras. También fuera de la literatura, o incluso fuera de la simple retórica y del discurso fácil. El uso que escogemos hacer de nuestras palabras podría ser una buena pista a la hora de pensar qué es lo que somos. Al fin y al cabo, las palabras son el primer vehículo que tenemos a nuestra disposición para abrirnos de forma voluntaria hacia los demás.

Eso es lo que señala un estudio editado por la Universidad de California (2011). En el documento se especifican tres experimentos distintos, en los que se ofrecen diferentes preguntas acerca de su intención de voto. Se distinguen dos grupos de preguntas, con sólo una diferencia: en uno de los grupos, la acción sólo refiere al comportamiento (como un verbo), y en el otro la acción es parte misma de quien responde (como un predicado nominal). En resumen: no es lo mismo «votar» que «ser votante».

Esa es, al menos, la conclusión de los experimentos. Alrededor de un 91% de las encuestadas consideraban importante (o «muy importante») «ser votantes»; en cambio, sólo alrededor de un 72,4% valoraban del mismo modo el hecho de «votar». Por lo tanto, resultará relevante asumir que algo es una cierta actitud, o, del otro lado, entender que forma parte de nuestra identidad misma: el comportamiento en sociedad está completamente manchado del modo en como nos entendemos a nosotras mismas.

Teniendo todo esto en cuenta, conviene hacernos una serie de preguntas. ¿Hasta qué punto somos manipuladas de forma cotidiana con mecanismos como estos? ¿Hasta qué punto esta manipulación es realmente consciente?  ¿Cuál es el papel fundamental que juegan en ella los medios de comunicación ─tanto aquellos afines a nuestros intereses como los contrarios─? Y, si realmente somos humanas, ¿qué significa eso? ¿Qué es «ser humana»?