Anticapitalismo Cultura Latinoamérica

Colonia Dignidad: nazis pederastas y torturadores en el Chile de Pinochet

Es sabido que durante la Guerra Fría, en Alemania Occidental poco se hizo por “desnazificar” el país, miles de jerarcas y oligarcas nazis se mantuvieron impunemente en las élites de poder alemanas, otros lograron huir impunemente a Sudamérica, sin embargo, para mas INRI, algunos de los nazis exiliados siguieron cometiendo indecibles crímenes con la complicidad de las embajadas y los círculos de poder de la RFA.

Esta es la historia de la Colonia Dignidad, una comuna agraria formada por alemanes fundada en 1961, enclavada en el sur de Chile. Ésta fue fundada por Paul Schäfer, un antiguo militante de las Juventudes Hitlerianas y médico militar de la Wehrmacht durante la II Guerra Mundial, este siniestro personaje llegó a Chile como fugitivo de la justicia germano-occidental por cargos de pederastia. En el país sudamericano se convirtió en un falso mesías y “hacedor de milagros” con complejo de semidiós, fundando su propia secta: la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, para cuyos miembros construyó la Colonia, un reducto secreto rodeado por una valla electrificada con alambres de púa en la parte superior, que además poseía una torre de vigilancia y reflectores, y era custodiado por perros, en el exterior había además trampas consistentes en alambres conectados a armas de fuego que cuando se cortaban hacían que se disparasen las balas, una auténtica prisión.

Allí Schäfer formó su propia sociedad ultra-cristiana, donde mujeres, hombres y niños vivían separados sin poder verse (los bebés eran separados de sus madres a los 3 meses); siendo obligadas las mujeres a trabajar cada día todo el día y los hombres toda la noche; sometidos todos a voto de castidad y de silencio en público bajo el lema “el silencio es fortaleza”; las mujeres ni siquiera podían tener “pensamientos impuros”, si se descubría que alguna mujer había tenido alguno, era secuestrada mientras dormía y llevada a una sala para que fuese insultada, humillada y abofeteada y golpeada hasta la saciedad por todos los hombres de la Colonia; todos los miembros recibían psico-fármacos ilegales antes de dormir para mantenerse sumisos, y las almas más “rebeldes” o “difíciles” recibían tratamientos de electro-shock; los ingresos económicos de los miembros de la comunidad eran retenidos por los líderes, al igual que sus cédulas de identidad y pasaportes, para evitar que huyeran y se fueran a otro país; los niños eran obligados a practicar cada día su canto, y a dormir y ducharse con Schäfer. En esta fortaleza llegaron a vivir recluidos casi 300 ciudadanos alemanes y 20 niños huérfanos chilenos, quienes tenían “todo lo que necesitaban”: una escuela, un hospital con 60 camas, panadería, carnicería, talleres, establos, áreas de cultivo, un generador eléctrico, una pista de despegue y aterrizaje y hasta un departamento jurídico propio, un estado propio dentro de otro estado.

Además, esta colonia poseía en su subsuelo una serie de túneles, búnkeres, salas y trampillas, que durante el régimen de Pinochet fueron utilizados por la DINA (policía secreta de la dictadura) para encerrar y torturar de las formas inimaginables a disidentes y presos políticos, habiendo además una estación de radio que era usada como Central de Recepción de la Red de Información del extranjero de la DINA; la Colonia poseía un “notorio” arsenal de armas: pistolas de 7’5 mm, metralletas, granadas de mano, Gas Sarín… las cuáles eran probadas por la DINA con los prisioneros; incluso los líderes de la Colonia orquestaron la Masacre de Cerro Gallo en 1975, el fusilamiento de decenas de prisioneros (a quienes hicieron pasar por guerrilleros entrados desde Argentina) a manos del ejército chileno; las relaciones entre la Colonia y el régimen eran estrechas, eran comunes las visitas de Pinochet, de la primera dama Lucía Hiriart, de Manuel Contreras (director de la DINA)… y de diferentes diplomáticos de la embajada de la RFA en Santiago de Chile. Testimonios afirman que embajada en Santiago estaba al tanto desde el comienzo de las denuncias de vejaciones y pederastia en el lugar, sin embargo cuando sus funcionarios trataban de entrar al enclave, Schäfer y su mano derecha, el médico Hartmut Hopp, repelían las visitas y, cuando las consentían, negaban todas las denuncias y pintaban un cuadro de vida pacífica, armoniosa y sana; testimonios afirman que la RFA importaba facilidades técnicas para la fabricación de armas a la Colonia, a través del magnate del mercado armamentístico germano-occidental Gerhard Mertins (antiguo miembro de las Waffen-SS, ¿sorpresa?). La secta poseía además cuantiosos recursos financieros gracias a estos negocios y otros tampoco limpios, como diferentes estafas. Tras la caída del Régimen, Paul Schäfer fue puesto en busca y captura por pederastia, después de que 26 niños denunciasen sus violaciones, siendo capturado en 2005 en Argentina, muriendo en prisión en 2010. Durante años tanto Pinochet como la embajada germano-occidental en Santiago de Chile negaron rotundamente sus relaciones y complicidad con Schäfer, pero unos archivos diplomáticos de la cancillería alemana, recientemente desclasificados y publicados por la BBC, han demostrado lo contrario, Frank-Walter Steinmeier, actual ministro de Exteriores alemán, ha catalogado a la Colonia Dignidad como “un capítulo oscuro de la diplomacia de su país”.

La historia de esta secta fue llevada al cine en 2015; “Colonia Dignidad”, dirigida por el alemán Florian Gallenberger, y protagonizada por el hispano-germano Daniel Brühl (partícipe en otras películas de corte progresista como “Good Bye, Lenin”, “Salvador Puig Antich”, “Los Educadores”, o “Malditos Bastardos”) y la inglesa Emma Watson (Hermione en la saga Harry Potter), cuenta la historia de una pareja de alemanes, simpatizantes de Allende, que se encuentran en Chile cuando estalla del golpe de estado de Pinochet, Daniel (Brühl) es detenido por la DINA y llevado a la Colonia para ser torturado, Lena (Watson) se infiltrará en la secta para intentar rescatarlo (película 100% recomendable).