Anticapitalismo Cultura Feminismo Latinoamérica

Rechazo social frente a misóginas declaraciones de cantante de rock

“Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente” declaró el ex cantante Gustavo Cordera, que participó en la conocida banda argentina de rock Bersuit Vergarabat, en el marco de una charla para TEA, una escuela de periodismo de Buenos Aires.

La declaración tuvo gran repercusión en redes sociales, luego de que un joven que asistió a dicha conferencia publicara lo ocurrido en su cuenta de Facebook:

A lo largo del discurso de Cordera, se encuentran a la vista rasgos propios de un misógino que justifica la violación a menores, ya que cualquier relación sexual no consensuada por ambas partes es un acto de violación (y la ley lo deja explícito en el artículo Nº 26.485 de Protección integral a las mujeres). Además, otra afirmación ofensiva es su generalización de las menores de edad como “histéricas” que, a causa de ello, “sienten culpa de no poder tener sexo libremente”, reafirmando un estereotipo de mujer que sólo perpetúa el sistema patriarcal, opresivo y machista.

Además de transmitir un pésimo mensaje, Cordera intentó justificarse explicando: “no creo en las leyes de los hombres, sí en las de la naturaleza” frase con la cual, lejos de presentarse como un progresista, dejó en claro su facilidad para opinar banalmente, sin un sustento teórico que al menos tratase de respaldar la atrocidad que estaba diciendo. Por otra parte, ya hemos escuchado varias veces a lo largo de la historia el pretexto dogmático de “las leyes de la naturaleza” como excusa para llevar a cabo cualquier tipo de calamidad.

El cantante realizó una publicación en sus cuentas personales tratando de suavizar la situación, y explicando que lo que él había dicho fue “sacado de contexto”. Horas más tarde, su escrito fue borrado. Por su parte, TEA emitió un comunicado en el cual aclara que no avala ni se responsabiliza por lo dicho por el entrevistado.

De esta forma, una vez más una figura del rock, movimiento artístico que se supone contracultural, rebelde y alternativo, deja en claro su funcionalidad al sistema, con toda la violencia y desigualdad que ello conlleva.

Juana Lo Duca
Estudiante de Ciencias de la Comunicación Social en la UBA. @Jualoduca en Twitter. Apasionada por la Psicología social, feminista y ácrata. La palabra como arma.