Anticapitalismo Antifascismo Artículos de opinión Especial Estado Español Feminismo Unión Europea

Racismo anticapitalista

Es bastante común el debate sobre la situación de las mujeres en organizaciones políticas mixtas (sea asociación, partido, sindicato o asamblea) debido al bajo, o escaso en muchas ocasiones, número de militantes mujeres o al trato que reciben éstas. Se suele excusar en la educación patriarcal tradicionalmente, pero esta no es la única causa.

Hoy vengo a hablaros de otro colectivo oprimido del que parece ser que no se analiza tanto su participación política activa: las personas racializadas e inmigrantes. Es decir, el trato que recibe esta cuestión en partidos y juventudes políticas, asambleas y sindicatos entre otros tipos de organizaciones, especialmente aquellas que son progresistas, autodenominadas de izquierdas o anarquistas.

Primeramente hay que hacer una distinción entre persona “de color” o racializada (árabe, mora¹, negra, latina, asiática, etc) e inmigrante. Una persona inmigrante, según la RAE, es aquella que inmigra, es decir aquella que llega a un país extranjero para instalarse en él. Aunque la mayoría de las inmigrantes en el Estado Español ( censadas 4.418.898 a 01/01/2016, el 9’52% de la población total) son de color no implica que todas las de color sean inmigrantes pese a ser leídas como tal. Hecha esta aclaración, usaré la palabra “inmigrante” para mayor facilidad en la comprensión del texto.

Teniendo estos números sobre la mesa, volvamos al tema que nos atañe, ¿os habéis parado a pensar cuando vais a una manifestación si había personas inmigrantes? ¿Y en vuestro partido? ¿Asamblea antiespecista y/o estudiantil? ¿Sindicato? ¿Asociación? Realmente la participación es baja, suelen darse los siguientes motivos:

  • Falta de representación. ¿Sabéis que Estado español es el que tiene menos representación parlamentaria de origen inmigrante²? Apenas el 1% de los diputados españoles en lo que va de siglo son de origen inmigrante.
  • Falacia ad “es que los inmigrantes están en una situación que no les permite hacer activismo y por eso hay tan poca militancia extranjera”. Esto no es un invento, esto es real escuchado de una concejala que representa el paternalismo, del que hablaré más adelante, que hay en la izquierda y la visión de que todas somos inmigrantes sin papeles en situación irregular.
  • El paternalismo de la izquierda. Al hilo de lo anterior, hay bastante condenscencia desde militantes de izquierda hacia las inmigrantes, anulando muchas veces nuestra capacidad política y con la visión de que necesitamos toda su ayuda y que deberíamos estar agredecidas por ayudar y apoyar a “nuestra gente”.
  • Reducir el racismo meramente a la cuestión económica. Esto implica negar que la clase obrera sea racista, que un trabajador blanco vive mejor que un trabajador negro aún siendo de la misma clase, ya que se niega la cuestión racial y cultural del racismo.
  • Definirse antirracista y apoyar el imperialismo. El imperialismo es aquel que empobrece y asesina lentamente a los países llamados del, ¿tercer mundo? No se puede apoyar a los refugiados mientras se apoyan los bombardeos a Siria o el saqueo a África.
  • Falta de autocrítica y de recepción de las críticas por militantes. Este es el punto más importante de todos, ya que, ¿de qué sirve que en una organización participemos personas racializadas si sufrimos racismo y nuestros compañeros niegan cualquier crítica que se les haga hasta que hemos de ser agresivas en nuestras formas? Por ser compañero mío de espacio no te da derecho a decir nigga, panchito, apropiarte de rasgos de mi cultura, etc y menos cuándo te he explicado por qué es racista. También está la falta de interés por este tema ya que parece ser que ser comunista, feminista, anarquista, “aliadx” o simplemente activista nos quita automáticamente el racismo interiorizado, así que no tenemos que preguntar a nuestra compa si realmente no sufre racismo en este espacio y si nos dice que tenemos tales conductas desecharlas, ¿qué sabrá de racismo si lo vive día a día?
  • Fuera de los espacios reproducir actitudes racista que se señalan en las asambleas, como por ejemplo ir al fútbol y el jugador negro que falla el gol decirle “negro de mierda”.

Una vez aclarados estos conceptos, ¿qué hay que hacer desde la posición de aliadas para que nuestras compañeras racializadas no se sientan atacadas como están en su día a día?

  • No asumir que por tener una compañera negra,latina o musulmana, no haya racismo en ese espacio.
  • No anular su voz y experiencia. Cada cuál tiene su propia experiencia sobre determinados temas pero ello no significa que no valga, así como cortar la intervención de ésta o repetir lo que acaba de de decir.
  • Asumir que eres racista. Lo siento, lo eres al igual que la sociedad en que te has criado ,y rechazar el racismo, tener un amigo negro y llevar una palestina no hace que dejes de ser racista.
  • No esperar que se te diga todo y con dulzura. Somos personas, nuestra paciencia y ganas tienen límite, no vamos a querer explicarte lo mismo 20 veces. Tenéis muchos autores, ensayos, activistas y demás en los que poder consultar para revisar vuestro racismo, que no quita que analicéis vuestra realidad.

Es muy necesario que gran parte de los espacios reflexionen y hagan autocrítica sobre esto, puesto que estamos aquí cansados de seguir siendo inmigrantes en nuestro país e invalidados en nuestros propios espacios.

Este artículo está basado en las experiencias de varias personas racializadas de diferentes tipos de organizaciones y corrientes ideológicas dentro del marco de la lucha anticapitalista.

 

¹El uso de la palabra mora es referida a aquellas personas naturales del noroeste de África o Magreb.

²http://elpais.com/elpais/2016/02/15/ciencia/1455521726_813402.html