Feminismo La Partisana

Machismo sanitario: la salud no es para todas

Estamos acostumbradas a escuchar una serie de tópicos sobre nuestra menstruación. Asumimos en muchas ocasiones que la regla es dolorosa y muy pocas veces se nos atiende adecuadamente cuando acudimos a urgencias porque nos desmayamos del dolor. A una conocida la sanidad catalana le ha tardado más de cuatro meses en detectarle una endometriosis, puesto que los médicos simplemente le decían que “la regla duele”. Estos cuatros meses de espera han podido suponer la pérdida de su útero y ovarios, ya que cuanto más tiempo pase, la intervención quirúrgica tiende a ser más invasiva. Asimismo, en muchos casos la recomendación para los ovarios poliquísticos o cualquier desajuste hormonal pasan por la toma de la pastilla anticonceptiva. Píldoras que tienen sus efectos secundarios y muchas veces son recetadas sin tener en cuenta la edad, los problemas de salud o los hábitos de la persona que la toma. Tampoco se ha olvidar la violencia obstétrica; no podemos elegir cómo parir y en ocasiones se produce maltrato dentro de la sala de parto (si quieres saber más). Y esto es solo lo referido al ámbito ginecológico, ámbito que supuestamente nos pertenece.

@ElcaminoRubí

Siempre somos estudiadas por la medicina como la anomalía, muy bien ilustrado en el libro Coño Potens de Diana J. Torres. No se puede avanzar hacia la igualdad, si la salud,la medicina y por ende la ciencia están supeditadas a los intereses patriarcales. Si nuestro cuerpo, el cuerpo de las asignadas mujer al nacer o catalogadas como hembras ha sido descrito y estudiado en base al masculino. De la misma manera que aún en 2016 no se conoce por qué se produce el squirt y qué es este líquido, tampoco, se sabe gran cosa del clítoris. El cuerpo femenino es totalmente desconocido, se nos ha ignorado, ya que al no ser la parte importante de la sociedad, nuestras enfermedades, dolencias no cuentan. Siempre somos la excepción en minúscula y en una esquina de los libros de medicina. Nunca se nos dijo que de tener un infarto no nos dolería el brazo izquierdo y que muy probablemente no lo tendremos porque las personas asignadas mujer al nacer no solemos tenerlos. Y tampoco se ha de olvidar que no sólo hay hembras y machos, que, también, hay intersexuales y personas trans.