Anticapitalismo Artículos de opinión Cultura Movimiento clase obrera Reseñas

Friedrich Engels, el gran olvidado

Hace dos días se cumplía el 121 aniversario del fallecimiento de Friedrich Engels, filósofo, sociólogo, historiador, periodista, y revolucionario alemán.

Engels fue el principal aliado, mecenas y colaborador de la obra de Karl Marx. La aportación de ambos a la filosofía y la ideología revolucionarias para la liberación proletaria es prácticamente equiparable, sin embargo, para el gran público Engels queda como un gran desconocido, ensombrecido por la figura de Marx. Hoy explicaré quién era Friedrich Engels.

Nacido el 28 de noviembre de 1820, en el seno de una adinerada y ultrarreligiosa familia burguesa, patrones de fábricas textiles durante tres generaciones, un ambiente reaccionario en el que el joven Friedrich nunca llegó a sentirse totalmente a gusto.

Sus ideas y su filosofía cada vez más radicales le llevaron a unirse a los Jóvenes Hegelianos en su época universitaria, un grupo de estudiantes y profesores jóvenes de la Universidad Humboldt de Berlín seguidores de la obras de Georg Hegel, donde conoció a su gran amigo Karl Marx. Obligado por su padre a asistir a tediosos viajes de negocios a Inglaterra, que sin embargo le ayudaron a entender el funcionamiento del sistema capitalista, muchas veces se escabullía a los barrios obreros de Manchester, aburrido del ambiente burgués, escabullidas que le ayudaron a concienciarse para escribir su artículo Elementos de una crítica de la economía política, donde analizaba las contradicciones sociales del capitalismo.

En 1845 se reunió con su amigo Marx, por entonces fugitivo, en Bruselas, donde fundaron la Liga de los Comunistas en 1847, escribiendo conjuntamente el programa de la organización: El Manifiesto del Partido Comunista, en 1848, obra que se considera base del comunismo marxista.

Durante sus 40 años de amistad con Marx, Engels puso su vida y el dinero de su familia, abandonando el negocio familiar a cambio del dinero suficiente para que pudiera mantener a las esposas e hijos de ambos y financiar sus actividades periodísticas y revolucionarias, al servicio del proletariado; juntos co-fundaron un periódico revolucionario: la Nueva Gaceta Renana, donde informaban y apoyaban la serie de movimientos revolucionarios que estallaron en 1848, éste fue clausurado en 1849; en 1864 co-fundaron, junto al revolucionario anarquista ruso Mijail Bakunin, la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) o Primera Internacional, cuya escisión entre los comunistas y los anarquistas llevó a su disolución en 1876.

Engels también dedicó su vida a desarrollar el materialismo dialéctico, el materialismo histórico y el socialismo científico, bases filosóficas y políticas de la ideología marxista, con obras tan importantes como “Del Socialismo Utópica al Socialismo Científico”, donde critica el idealismo de los socialistas utópicos, o “El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado”, donde explica cómo el nacimiento de la propiedad privada condujo a la aparición del patriarcado y de las clases sociales. Tras la muerte de Marx en 1883, co-fundó la II Internacional en 1889, donde intentó oponerse a la tendencia de reducirse al reformismo parlamentario que estaban experimentando muchos partidos socialdemócratas europeos.

Pero, habiendo aportado Engels tanto a la ideología, ¿por qué esta se llama “marxismo” y no “marxismo-engelismo”? Fue por propia iniciativa de Engels llamarlo así, declarando que todas las aportaciones que él dio a la ideología las habría podido aportar Marx perfectamente, pero muchas de las aportaciones de Marx no podrían haber sido dadas por el propio Engels, haciendo gala de un ejercicio de humildad y de admiración por su querido amigo.

El 5 de agosto de 1895, a los 74 años, tras una vida dedicada a la revolución y a la clase obrera, “un gran hombre dejó de existir”, como declaró Vladimir Lenin.