Artículos de opinión

Capitalismo y Pokemon. Respuesta a Jaime Ballesteros

Muchos de vosotros sabréis quien es Jaime Ballesteros (@JaimeBN87), famoso en twitter por su amor incondicional al capitalismo y a la saga pokemon. Quizás haya llegado a vuestro timeline algún tuit de este individuo diciendo que el mundo pokemon se desarrolla en una sociedad capitalista ideal. Y aquí un servidor se dispone a desmontarlo.

De entrada el pokemaniaco parte de la base de que en pokemon no hay estado, cuando hay referencias a alcaldes de ciudades (véase la casa del alcalde en Ciudad Oasis, de pokemon). Otra cosa distinta es que se insista en mostrar gobernantes, pues es un juego infantil y estos son por completo prescindibles a lo largo de las historias.

Ballesteros continúa con la sanidad pokemon. Según él que sea gratuita es anecdótico, pues se pueden comprar en las tiendas pokémon medicinas con las que no es necesario acudir a un centro pokémon, a lo que añade que son las tiendas pokemon las que financian los centros pokemon.

Aquí parece que nuestro querido tuitero olvida que las tiendas pokémon son monopolizadas por empresas como Silph S.A. o Devon S.A. (dependiendo de la región será una empresa u otra), lo que significa que al sí existir estado, los centros pokemon pueden suponer una perdida de ventas para las tiendas.

Además, él afirma que la competencia de las tiendas pokémon son las herboristerías, las cuales se reducen a determinados pueblos y ofrecen productos, que aunque son medicinales, no guardan ninguna relación con lo que se vende en las tiendas pokémon, y en ocasiones no ofrecen ninguna alternativa a los productos de las tiendas (como por ejemplo las poke balls o el repelente). Aplicando lo dicho anteriormente a la vida real, sería como decir que una tienda de barrio (suponiendo que las herboristerías fueran privadas) puede competir en todo el país con una gran superficie.

Pero el mal análisis del tuitero no se queda aquí. Hay más monopolios más allá de los productos pokémon. Sin ir más lejos, en la radio (en pokémon Plata, Oro, Cristal y sus respectivos remakes) hay una sólo estudio de radio para cada región. Algo similar sucede con la televisión. Al encontrar de nuevo un monopolio, nos damos cuenta de que es imposible que sea una sociedad capitalista, pues la competencia brilla por su ausencia.

Para finalizar me gustaría decir que se trata de una sociedad comunista, pero hay indicios de que no lo es, puesto que sí nos encontramos con un estado, sí aparece el concepto de capital, y no sabemos si los monopolios de las tiendas pokémon pertenecen a empresas privadas o estatales (aunque seguramente al ser sociedades anónimas son privadas).