Internacional

Australia cerrará un centro de refugiados tras denuncias de abusos

Los gobiernos de Australia y Papua Nueva Guinea han acordado cerrar un controvertido centro de detención para solicitantes de asilo en la isla Manus, al norte de ambos países oceánicos. No está claro cuál será el destino de los 800 refugiados que viven en este campamento, bajo jurisdicción papuana y financiado por Australia. Su futuro ha sido incierto desde que el Tribunal Supremo de Papúa Nueva Guinea sentenciara en abril que el centro era “ilegal e incostitucional”.

El lugar ha despertado polémica por sus malas condiciones y supuestos casos de abuso, después de que el periódico británico The Guardian publicase documentos filtrados donde se detallan 2000 denuncias por casos de abuso sexual, asalto y tentativas de autolesiones.

Las duras condiciones y las denuncias de abusos sistemáticos a menores en ambos campos han sido duramente criticados tanto en Australia como en el extranjero. El Gobierno australiano defiende que su política es necesaria para evitar que solicitantes de asilo mueran en el mar en la peligrosa travesía entre Indonesia a Australia. Cientos de personas murieron en los años previos a que se estableciera esta política.

Rubenish
Amante de la Historia y de la filosofía. En ocasiones veo muertos, sobre todo en libros.