Cultura LGTBI-GSD

¿Qué se conmemora el Día del Orgullo? El derribo de un “muro de piedra”

Eran los años 60, plena Guerra Fría, el planeta estaba dividido en dos mundos que luchaban entre sí, el capitalista y el socialista, dos mundos a priori opuestos, pero que en aquella época compartían al menos un aspecto común: la homofobia social y la persecución estatal a toda persona que no cumpliese los cánones heteronormativos.

Por supuesto los Estados Unidos de América no eran una excepción: sólo el estado de Illinois había derogado las Leyes Contra la Sodomía en 1962; la persecución y redadas policiales hacia el colectivo LGTBI eran comunes y contaban con el beneplácito estatal; todos los locales de ambiente LGTBI eran controlados por la mafia, quienes obviamente solo pretendían beneficiarse, pero esos locales eran los únicos lugares donde las personas no heteronormativas podían ser lo que eran sin ser juzgadas; estos locales, por supuesto, no tenían licencia (las autoridades prohibían servir alcohol a “sodomitas”), las redadas policiales en estos locales eran muy frecuentes y, como relataban los policías de la época en entrevistas, “muy divertidas”.

A la 01:20 de la madrugada del sábado 28 de junio de 1969 se produjo una de estas redadas, esta vez en el local Stonewall, en el barrio de Greenwich Village (New York City), el dueño mafioso del bar afirmó que esa noche hicieron la redada porque se retrasó con el soborno. La policía decidió arrestar a los 200 clientes de esa noche. Hasta entonces el colectivo LGTBI nunca se había rebelado violentamente contra las redadas, pero esa noche cambió algo. En las afueras del local había una multitud increpando y abucheando a la corrupta y homofóbica policía, las personas trans se negaron a entrar en los baños para identificar su sexo (“travestirse” era un delito penado con cárcel), y las lesbianas se resistieron ante los excesivos tocamientos durante los cacheos. Los disturbios comenzaron después de un policía golpease a una persona trans y ésta le devolviese el golpe, y de que una mujer lesbiana se zafase de cuatro policías y empezase a arengar a la multitud. Se hicieron barricadas y se destruyeron coches patrulla durante una batalla campal que duró hasta altas horas de la madrugada.

Durante la semana siguiente hubo multitudinarias manifestaciones en el barrio contra la opresión estatal, clamando por “echar a la policía y a la mafia de los locales de ambiente” la mecha de la lucha se había prendido. No acabó la persecución estatal ni fue la última redada, el 8 de marzo de 1970 la policía asaltó el Snake Pit, otro local LGTBI del Greenwich Village, a 167 personas; pero aquéllos disturbios supusieron un punto de inflexión, el 28 de junio de 1970, en el primer aniversario de los disturbios, se convocó en la ciudad de Nueva York una multitudinaria manifestación, la primera manifestación del Orgullo de la historia, una tradición que en los años siguientes se fue extendiendo a nivel internacional.

Irónicamente, Stonewall en inglés significa “muro de piedra”, una perfecta metáfora del muro tras el que se tenían que esconder las LGTBI para ser ellas mismas, un muro que aquella noche derribaron para luchar por visibilizarse y tener derechos.