Estado Español

Nestlé claudica ante los taurinos

“Nestlé ha decidido que JPelirrojo deje de ser imagen de la campaña de Maxibon por manifestar su alegría por la muerte de un ser humano”

Así ha terminado la historia que comenzó con el famoso youtuber que ha vuelto a reaparecer como noticia, como recordando aquellos años en los que era una de las personalidades más influyentes en Youtube España.

IMG_20160713_091231

Tras estas palabras, y como era de esperar, numerosos amantes de la tauromaquia decidieron comenzar lo que en Twitter se denominó #BoicotNestle, para mostrar su desacuerdo con que el joven siguiera siendo la imagen de un producto de la marca como es el Maxibon.

Esta campaña de boicot no ha sido la única que ha seguido a la muerte del torero Víctor Barrios y los posteriores tuits, muchos de ellos crueles y deleznables, pero nunca punibles, que comenzaron a circular por la red social del pájaro azul. Muchos tuiteros, de hecho, han amanecido con sus cuentas bloqueadas o sus tweets borrados, por relizar alguna chanza sobre el suceso.

Sin embargo, volviendo al boicot en cuestión, la noticia es que, al contrario que ha ocurrido con boicots visiblemente mejor estructurados y más respaldados, además de -subjetivamente- enormemente más legitimados, como el que aún se lleva en Madrid contra Coca-Cola o el boicot cultural contra Israel, éste sí que ha encontrado una respuesta tajante, inmediata y condescendiente con los boicoteadores: Nestlé ha roto con J Pelirrojo.

Y, como señaló la tuitera @Barbijaputa, no han censurado comentarios machistas del joven youtuber como éste con apenas un mes de antigüedad, sino que lo han hecho cediendo al chantaje de un grupo marginal de extremistas taurinos, por parte de los cuales muchos jóvenes han recibido amenazas de muerte por el hecho de no sentir pena por la muerte de un torero.

En este momento, el hashtag #BoicotNestle sigue siendo trending topic, y no para jolgorio de la marca, pues muchos de los taurinos no han aceptado como una victoria el cese de JPelirrojo, sino que consideran el boicot a la marca como un punto de no retorno, y porque, por otro lado, numerosos grupos de izquierdas están poniendo en relieve qué declaraciones son deleznables y cuáles no para la compañía oriunda de Suiza.

Por ejemplo, el presidente de Nestlé declaró que “el agua no es un derecho, tendría que ser privatizada y tener valor de mercado”. Las consecuencias de esta barbaridad, por supuesto, fueron inexistentes. Además, y hace sólo unos meses, la compañía de alimentación reconocía el uso de trabajo esclavo en Tailandia. Anteriormente, se les había acusado también de dañar al medio ambiente, utilizando aceite de palma procedente de la destrucción de bosques y selvas de Indonesia. Sin embargo, quienes hoy claman contra la empresa, parecieron impasibles entonces. Hoy, aguardan indignados en Twitter, ejerciendo de santa inquisición como tribunal competente para juzgar los sentimientos de cada cual.

Para terminar, una curiosidad: accediendo al último vídeo del canal del joven que hoy es objeto de denuncia (JPelirrojo), casualmente, se trata de parte de la campaña de publicidad de Nestlé. Además, en el minuto 1:56, él y su esposa, la también youtuber RoEnLaRed, dejan claro que, para la campaña de Maxibon, quedarán descalificados los vídeos “ofensivos, de mal gusto o en el que se maltrate algún animal”.

Más carnaza, pues, para los fans del incomprensible incomprendido arte del toreo.