Internacional

Al menos ochenta muertos en un atentado en Kabul

En el mediodía de ayer se producía un ataque terrorista en Kabul que ha dejado, hasta ahora, algo más de ochenta muertos en el centro de la capital afgana. Hoy, el ISIS ha reivindicado su autoría en un comunicado que ha difundido a través de distintos medios de comunicación de habla árabe. Se tiene constancia de que dos atacantes de inmolaron en mitad de una manifestación, aunque las Fuerzas de Seguridad de Afganistan hablan de un tercer participante. Por otro lado, más de 230 personas se encuentran hospitalizadas muy graves en el Hospital Isteqlal de Kabul; muchas de estas personas esperan trasplantes urgentes, pero la lentitud del sistema sanitario afgano dificulta la tarea de mejora de los enfermos. El Ministerio de Sanidad ha emitido una nota de prensa en la que se consuela a los familiares y allegados de las víctimas, al mismo tiempo que promete trabajar por la pronta recuperación de todos los afectados, aunque alerta de que la cifra de muertos podría seguir subiendo.

Pero, ¿por qué el ISIS decidió atacar ayer en Kabul? Sin duda, no se trata de un atentado puntual y casual. Ayer, en la céntrica plaza de Dehmazang se celebraba una concentración que reivindicaba la visibilidad de la minoría hazara, que representa el 10% de la población del país, más de 4 millones de mujeres y hombres. Son un pueblo de habla persa y de confesión chiíta. La mayoría de ellos viven en Bamian, por lo que el ejército nacional del país tiene desplegado la mayoría de efectivos en esa ciudad, a fin de proteger a los ciudadanos. No es la primera vez que ISIS atenta contra esta etnia; en 2013 ya asesinaron a todo un poblado hazarí en la zona de Queta, en Pakistan. Desde entonces, muchos de los que conforman este pueblo han estado viajando entre Irán y Afganistán con el fin de salvar sus vidas.