Anticapitalismo Artículos de opinión Cultura

¿Quién fue Muammar Gadafi?

El 7 de junio de 1942 nació Mu‘ammar al-Qaḏḏāfī (Muammar Gadafi latinizado), un hombre que nos ha sido vendido como un dictador corrupto, excéntrico, déspota y genocida, pero ¿quién fue Muammar Gadafi? En este artículo trataré de responder a esa pregunta.

Libia en los años 60 era una monarquía, amiga de la rapiña imperialista de Occidente, uno de los países más pobres de África: no había escuelas en el país, y los graduados universitarios apenas eran 16, sólo había tres abogados y ni un solo médico, ingeniero o farmacéutico de origen libio en el reino, el 78% de la población era analfabeta, y se estima que el 5% de la población era ciega debido a enfermedades oculares epidémicas. Por no hablar de la violencia inter-tribal generalizada en todo el país, las diferentes tribus, lideradas por corruptos señores de la guerra, se mataban entre sí en luchas territoriales y por el control de pozos petrolíferos (es decir, como ahora).

El 1 de septiembre de 1969, un grupo de jóvenes coroneles del ejército, liderados por un Gadafi de 27 años, dieron un golpe de estado, deponiendo al rey Idris I, que se encontraba fuera del país en ese momento. Fundando así la República Árabe Libia.

En 1975 Gadafi publicó su “Libro Verde”, en el que plasmaba la base de la ideología que él había ideado: la Yamahiriya (Estado de las Masas), una ideología que bebía del guevarismo, el panarabismo nasserista, el panafricanismo, y los valores del Islam (defendiendo sin embargo la laicidad del estado); formando un socialismo no marxista tercerposicionista (no vamos a valorar ahora si se puede considerar realmente socialista) que defendía la socialización de todos los medios de producción, menos las pequeñas empresas familiares, y un sistema de democracia directa basado en Asambleas Populares, inspirado por el sistema de las tribus beduinas y el de la República de Cuba. Ideas que implantó en 1977, fundando así la Gran Yamahiriya Árabe Libia Socialista.

La Revolución Libia no sólo pacificó el país, reprimiendo con (tal vez excesiva) autoridad a los señores de guerra y los terroristas islamistas. También convirtió uno de los países más pobres de África en el mayor índice de Desarrollo Humano de toda África (según informes de la ONU); construyó innumerables escuelas y logró escolarizar al 83% de la población; la esperanza de vida subió de 61 años en 1970 a 74 años en 2010; la tasa de mortalidad infantil bajaba casi un 2‰ cada año; la tasa de desnutrición se bajó hasta el 5% en 2010; cada año el gobierno incrementaba el gasto estatal en sanidad y en la enseñanza de medicina; otorgando al pueblo libio sanidad y educación totalmente gratuitas y de calidad, y recibiendo varios premios por parte de la Organización Mundial de la Salud; se prohibió cualquier tipo de usura, tanto institucional como privada, siguiendo así los preceptos del Islam; se destinaron 25.000.000.000$ a acueductos, pozos y canales para que llegase agua potable y gratuita a cada hogar de un país desértico; la electricidad y el gas eran también gratuitos, la gasolina prácticamente también, llenar el coche valía lo mismo que una barra de pan.

También se dio un gran salto en cuanto a derechos de las mujeres: se otorgó el derecho de divorcio, educación, empleo, alistamiento en el ejército y propiedad, guarderías gratuitas, jubilación a los 55 años, se abolió la obligatoriedad de hijabs, chadors o cualquier prenda islámica, en 1970 se aprobó la Ley de Igual Salario por Igual Trabajo (copiada por EEUU poco después), y llegó a ser el único país africano donde había más mujeres que hombres inscritos en estudios de secundaria.

El dinero procedente de la venta de petróleo se socializaba, iba directamente a las reservas populares. Las Asambleas Populares ostentaban mucho poder democrático y de decisión, en 2009 Gadafi presentó su dimisión y propuso la abolición del gobierno central, propuesta que fue sin embargo rechazada por las Asambleas Populares.

La Revolución Libia también mostró una faceta de solidaridad internacionalista: invirtió en proyectos sociales en otros países de África con préstamos mayoritariamente perdonados o a veces directamente gratuitos; en 1972 creó el Fondo de Desarrollo para África, aportando la mitad de los fondos, la otra mitad fue aportada por Sudáfrica; en 1992 compró un sistema de satélites de comunicaciones para toda África para no tener que alquilárselo a Occidente, antes de eso las llamadas al continente eran las mas caras del mundo, ningún africano que viviese en Occidente podía hablar con su familia más de 5 minutos; Libia fue el primer país en enviar ayuda humanitaria a Serbia tras los bombardeos de la OTAN que en 1999 que arrasaron el país; también negoció con otros líderes antiimperialistas la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Sur (OTAS) como contraposición a la OTAN; participó en boicots internacionales contra el Apartheid Sudafricano, el Israel del Genocidio Palestino y el Marruecos del Genocidio Saharaui; también financió con armamento y dinero a la OLP de Arafat contra Israel, al CNA de Mandela (uno de sus nietos se llama Khaddafi en su honor) contra el Apartheid, al Frente Polisario contra Marruecos, al MPAIAC en Canarias, y a las guerrillas tuareg en Mali y Níger.

Pero Gadafi también tuvo sus sombras, como su amistad con las desquiciadas dictaduras de Idi Amin en Uganda o Mobutu en Zaire; o el no reconocimiento de la identidad de los amazighs (bereberes, tuaregs) en Libia (a pesar de haberlos ayudado en otros países). También se le acusó de financiar atentados terroristas en Europa, aunque nunca se pudo demostrar su implicación, como el de la Discoteca Berlín en 1986, por el que Libia fue bombardeada 10 días después, muriendo su hija de 3 meses; y el del Vuelo de Lockerbie en 1988, tampoco se pudo demostrar su culpabilidad, pero para ahorrar problemas empezó a pasar una pensión a los familiares de las víctimas; la verdadera razón del bombardeo es que Gadafi empezó a pedir oro a Occidente en vez de dólares por el petróleo.

Tras la caída del Bloque Pro-soviético empezó a acercarse y hacer negocios con Occidente, sin embargo nunca llegó a olvidar su sentimiento antiimperialista. En 2011 dio un discurso ante la ONU donde denunciaba la falta de democracia dentro de la misma (https://www.youtube.com/watch?v=zM7sJMMf8qk), un mes después la OTAN intervendría en Libia, y Gadafi sería capturado, torturado y asesinado por los mismos señores de la guerra y terroristas islamistas que él había mantenido a ralla, ahora armados por Occidente. Hoy en día Libia es un estado fallido, donde las guerrillas se matan entre sí por el petróleo, situación aprovechada por las mafias que venden billetes de patera para migrantes del África Negra y Oriente Medio, que han establecido en Libia su ruta predilecta.