Internacional

Human Rights Watch denuncia las ‘torturas brutales e ilegales’ por parte de la CIA

La ONG Human Rights Watch ha enviado una carta al presidente Barack Obama, instándole a «tomar partido en los graves abusos cometidos como parte del programa de interrogación y detención de la CIA». La carta refiere a la reciente publicación de los documentos desclasificados de la CIA acerca del anterior programa de detención e interrogación, e insta a la Administración americana a «volver a tomar investigaciones sobre los crímenes».

Según la nota en su página, «los documentos recientemente publicados subrayan la brutalidad e ilegalidad del programa de la CIA», ha declarado Laura Pitter, del consejo de seguridad nacional senior de Human Rights Watch. La queja surge, entre otros, de investigaciones sobre la muerte de detenidos como el afghano Rul Gahman: después de haber sido torturado y abandonado desnudo y sin comida en una sala a muy bajas temperaturas, murió de hipotermia; el informe del caso sostenía que había sido culpa del preso, debido a que «por tirar su comida, no pudo darle a su cuerpo una fuente de energía que lo mantuviera caliente».

Algunas de las posturas en las que mantenían a presos desnudos, encadenados a la pared, algunos durante días.

No es la primera vez que se denuncia la situación de los presos en Estados Unidos: anteriormente, y con Barack Obama habiendo reconocido las torturas por parte de la CIA, los informes llegaban a reconstruir torturas como la introducción rectal de alimentos o la privación del sueño durante una semana. Estas torturas ocasionaban numerosos intentos de suicidio entre los reclusos. Human Rights Watch también denunció en su momento tales abusos.

Por otro lado, Human Rights Watch ha sido acusado duramente de tener fuertes vínculos con el Partido Demócrata de los Estados Unidos. En 2014, más de cien intelectuales, entre los que hay varios Nobel de la Paz, firmaron una carta dirigida a la ONG, reclamando una mayor independencia política.