Cultura Feminismo

Giulia Toffana, exterminadora de maltratadores

Siglo XVII, época de transición entre el Renacimiento y el Barroco, marcada por la idealización y cosificación del cuerpo femenino, un periodo en el, a pesar de los cambios culturales, seguía siendo común forzar a las hijas a contraer matrimonios concertados, bien por ganar prestigio, bien por solucionar problemas económicos familiares, condenando a las mujeres a carcelarios matrimonios.

En este contexto nació en Palermo, Sicilia, Giulia Toffana, cuya madre, Thofania d’Adamo, fue ejecutada en 1633, acusada de asesinar a su maltratador marido Francesco.

Giulia se crió entre boticarios y alquimistas, viendo y aprendiendo cómo creaban sus pociones, lo que la ayudó a crear el veneno que la hizo célebre, el Agua Toffana, aunque muchos historiadores creen que en verdad el veneno lo inventó su madre y Giulia solo heredó la receta. Fuera como fuere, la ejecución de su madre despertó en Giulia la rabia y el deseo de venganza y justicia, prometiéndose as si misma que ninguna mujer tendría que volver a sufrir lo que sufrió su madre.

El Agua Toffana era una pócima incolora, insípida, inodora y que no dejaba rastros detectables para los médicos de la época, perfecta para perpetrar un asesinato con discreción. Su composición hoy día sigue siendo un misterio, aunque se sospecha que contenía arsénico, plomo, picardia o belladona.

Tras el asesinato de su madre, Giulia se dedicó a distribuir, primero en Palermo, luego en Nápoles y en Roma, este veneno entre mujeres maltratadas, desesperadas por deshacerse de sus maridos, un mínimo de 600 hombres fueron envenenados.

Sin embargo, en 1659 su negocio fue delatado a las autoridades papales por una clienta con remordimientos. Giulia se había hecho tan popular que fue protegida por las gentes locales y recibió asilo en una iglesia, sin embargo el rumor de su escondite llegó de nuevo hasta las autoridades, finalmente la encontraron, la detuvieron, y la torturaron hasta que confesó la autoría del veneno y su participación en el asesinato de 600 hombres.

Giulia fue ejecutada junto a su hija Girolama Spera en la plaza romana de Campo de’ Fiori, en julio de 1659; tras lo cual sus cuerpos fueron llevados hasta la iglesia donde habían recibido asilo y arrojados desde lo alto de los muros. Sus clientas y sus ayudantes fueron perseguidas y detenidas, algunas lograron evadir a las autoridades y huir de Italia, pero otras fueron asesinadas en prisión, otras públicamente ejecutadas, otras emparedadas en las mazmorras del Palazzo Pucci (Florencia).

Existe la teoría de que el mismo Wolfgang Amadeus Mozart murió víctima de este veneno, pero no existen pruebas que la fundamenten, incluso se cree que fue el mismo Mozart quien extendió el rumor, también parece improbable, teniendo en cuenta que se cree que la receta murió junto a Giulia y Girolama.

Aquí tenemos una canción del grupo de rap feminista La Ira que narra muy bien esta historia: https://www.youtube.com/watch?v=2Zx12Lvrkxs