Anticapitalismo Estado Español Movimiento clase obrera

Extremadura se enfrenta a uno de los mayores juicios con Campamentos Dignidad

El 11 de febrero de 2014, 19 militantes de Campamentos Dignidad entraron en el centro territorial de TVE para denunciar el impago de la Renta Básica de Inserción, el 16 y 17 de junio tendrá lugar el juicio colectivo pero sólo irán 18 pues José Giménez Lorente falleció meses después víctima de una enfermedad a la que no pudo hacer frente por falta de recursos económicos. El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura será el encargado de juzgarlos ya que Eugenio Romero es ahora diputado autonómico de Podemos, y aunque renunció a su aforamiento parlamentario la juez estimó que debería ser el alto tribunal quien asumiera el caso.

Llegaron a ese punto después de que la Plataforma por la Renta Básica en Extremadura recogiera 27.000 firmas que avalaban la Iniciativa Legislativa Popular. Después de haber expropiado alimentos del Carrefour de Mérida para dar de comer a quienes pasan hambre, después de la marcha Badajoz-Mérida. No fueron escuchados y el primer Campamento Dignidad nació a las puertas del SEXPE en Mérida, les siguieron los de Plasencia, Badajoz y Almendralejo.

Piden pan, trabajo, techo y dignidad. Reclamarán por todas las vías, jurídica incluida, el cumplimiento del contrato electoral del actual gobierno pues como dicen ellos: “el pueblo no come promesas” y es que tenemos la maldita manía de comer todos los días. En Extremadura hay unas 30.000 personas sin ingresos o en paro sin cobertura que deberían estar recibiendo unos 400 euros. Campamentos Dignidad exige la retirada de 1.350 expedientes de desahucio sin alternativa habitacional. Han logrado que se regulen las ayudas para evitar la pobreza energética (luz, agua, gas) aunque no tanto como esperaban, además han conseguido que los comedores escolares funcionaran todo el periodo lectivo, en 31 localidades de Extremadura durante el verano y que el ayuntamiento extendiera cheques para material escolar. Intentan que también tengan voz aquellas personas que no pueden pagarse los medicamentos pues el copago farmacéutico está ideado para trabajadores en paro que cobran prestaciones o subsidios por desempleo: Si tienes ingresos inferiores a 18.000 € al año pagas un 40% . [Pero ¿y quien no tiene nada? Pues tiene que decidir si comer o medicarse] Y es que además, mientras miles de personas no tienen dónde dormir o qué comer el Gobierno regala terrenos públicos: como la finca de Las Arenosas al jeque dueño del Manchester City, cuando han propuesto más de una vez que se crearan bancos de tierra y huertos sociales para crear economatos que garanticen la suficiencia alimentaria de la población.

Dieciocho personas llevan tres años esperando a la semana que viene, a que se decida el rumbo de sus próximos años. Irán a Cáceres con la misma decisión como cuando se encerraron en la Concatedral de Mérida unas Navidades, acto que finalizó con el apoyo de Julio Anguita, Diego Cañamero, Pablo Iglesias y Rafa Mayoral. Gracias a la mediación de los párrocos la Junta de Extremadura se sentó para negociar el pago inmediato de la renta básica con 15.000 solicitudes sobre la mesa (número que aumentaría con el tiempo). Pero no se les hizo caso, como siempre. ¿Ahora serán escuchados?  Campa