Anticapitalismo Internacional Unión Europea

Más de 700 personas fallecen por naufragios en el Mediterráneo en los últimos tres días

En los tres últimos hundimientos en el Canal de Sicilia se han recuperado de 65 cuerpos, pero la ONU calcula que los muertos ascienden a varios centenares teniendo en cuenta los desaparecidos.

Aún se investiga otro posible naufragio el pasado jueves, según testimonios de los supervivientes, en el que habría unos 400 desaparecidos, de ellos 40 niños.

 

Mientras medio mundo llora o celebra el reciente título del real Madrid, o disfruta del concierto del grupo británico Cold Play en Barcelona, cientos de personas desplazadas mueren a pocos kilómetros de sus costas sin que los medios y las instituciones den siquiera una señal de alarma.

Pero el surrealismo mediático, no quita de que estos acontecimientos no ocurran día tras día desde hace años, siendo que, en tan solo tres días, según nos asegura la portavoz de la agencia de refugiados de la ONU, Carlotta Sami, alrededor de 550 personas desaparecieron en el naufragio del pasado jueves en una barcaza en la que viajaban cerca de 670. Las autoridades italianas rescataron a más de 100 personas y recuperaron 15 cuerpos.

Además, al menos 45 personas murieron este viernes en el tercer naufragio en el Mediterráneo en los últimos tres días. Tres de ellas eran bebés de meses, según  publica el diario “La Repubblica”.  En el hundimiento, los supervivientes (132 personas) hablan de alrededor de un centenar de desaparecidos en el mar. A los cuales hay que sumar los aproximadamente 50 fallecidos de este miércoles, en un navío con capacidad para unas 250 personas, en el que viajaban más de 600 migrantes de los cuales 550 fueron rescatados por la Marina Militar Italiana.

Aunque el recuento de víctimas no termina aquí, otro posible naufragio con más de 400 desparecidos, en el que se incluyen más de 40 menores, no fue incluido en la lista facilitada por la agencia de refugiados de la ONU. Este acontecimiento sigue en investigación por parte de las autoridades italianas, debido a que como sabemos, estos barcos carecen de toda identificación o comunicado de navegación, para así pasar desapercibidos por las autoridades que cierran las fronteras europeas. Esto complica infinitamente las posibilidades de cualquier tipo de rescate.

Los testimonios retratan, además, una práctica repetida por los migrantes en esta ruta: los traficantes encerraron a numerosas personas en la bodega, que no pudieron escapar del barco cuando se estaba hundiendo. Uno de los traficantes ha sido detenido, según el diario “La Repubblica”.

Según publica Médicos Sin Fronteras en sus redes sociales, estas cifras iniciales se elevan a 900 personas, siete veces más que los atentados en Francia de noviembre de 2015. Y esto teniendo en cuenta tan solo tres días.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) asegura que al menos 218.000 inmigrantes y refugiados cruzaron el Mediterráneo en bote el año pasado. De ellos, unos 3.500 murieron en la travesía. Entre 2000 y 2013, más de 23.000 personas perdieron la vida mientras intentaban alcanzar el viejo continente, lo que supone una media de más de 1.700 fallecimientos documentados cada año. En total, alrededor de 26.000 muertos en 14 años.

A pesar de las continuas muertes en el mar, la UE no ha acordado una misión de salvamento conjunta en el Mediterráneo. Acnur y organizaciones humanitarias como Médicos Sin Fronteras, Amnistía Internacional y Cear han demandado a la UE en multitud de ocasiones que habilite vías legales de llegada a Europa para que los refugiados no tengan que arriesgar sus vidas en el mar en estas peligrosas travesías. Por el momento, los países miembros no han abordado estas recomendaciones, más allá de un plan de reasentamiento de 20.000 asilados en dos años desde campos de refugiados en terceros países, como Líbano y Turquía.

Y ahora es cuando surge la duda de cuándo realmente una vida árabe, africana, asiática, etcétera, valdrá lo mismo que una europea.

Las cifras hablan por sí solas, mientras que los medios de comunicación hablan por sus intereses.