Anticapitalismo Cultura Internacional

La CIA distribuyó ‘El Doctor Zhivago’ para que Boris Pasternak ganase el Premio Nobel

A lo largo de toda la Guerra Fría, la Unión Soviética y Estados Unidos mantuvieron una feroz contienda dialéctica y mediática (y confrontaciones militares indirectas en Asia, África y Latinoamérica), en la que se valieron de todo el potencial campos como la propaganda, la tecnología, el deporte o la cultura; por supuesto, el mundo de la literatura no fue una excepción.

Boris Pasternak fue uno de los mejores poetas que tuvo la Unión Soviética, sin embargo es mundialmente conocido gracias a su única novela: El Doctor Zhivago. Un ferviente cristiano, hijo de artistas de gran éxito (su padre Leonid fue un famoso pintor y su madre Rosalia Kaufman fue una famosa virtuosa del piano), desencantado con el gobierno soviético.

La novela habla sobre la Intelligentsia, nombre que recibía la élite intelectual de la Rusia pre-soviética, un mundillo elitista que debía ser despreciado en el entorno editorial soviético, además mostraba una manifiesta religiosidad y una absoluta indiferencia por el realismo socialista, el estilo por antonomasia del mundo de la cultura en la URSS, un coktail que no encajaba en la propaganda cultural de la cada vez más imperialista y ultra-burocratizada y cada vez menos socialista URSS de los años 50. La obra no fue autorizada en el país hasta 1988.

Hoy, en el 56 aniversario de la muerte de Pasternak, se han dado a conocer dos libros que, basándose en archivos recientemente desclasificados de la propia CIA, hablan de cómo la Agencia Central de Inteligencia estadounidense planeó que Pasternak y su Doctor Zhivago recibiesen el Nobel de Literatura en 1958. Estos libros son: La Novela Blanqueada. El doctor Zhivago de Pasternak entre el KGB y la CIA (de Ivan Tolstoy) y El Expediente Zhivago (de Petra Couvée y Peter Finn).

Cuando el servicio secreto se enteró de la existencia de esta obra, se propuso que ésta tuviese la mayor difusión posible tanto en la Europa Occidental capitalista como en la Europa Oriental socialista. Distribuyéndola y asegurándose de que se convirtiese en un best-seller, en EEUU le arrebató el primer puesto a la Lolita de Vladimir Nabokov, incluso fue llevada a la gran pantalla en 1965, dirigida por David Lean y protagonizada por Omar Sharif y Julie Christie.

En 1956, el editor comunista italiano Giangiacomo Feltrinelli recibió un manuscrito de la novela de Pasternak y la publicó en Occidente en varios idiomas, después la CIA tradujo el libro al ruso y lo distribuyó clandestinamente por la URSS. La Novela Blanqueada cuenta que la CIA se hizo con el manuscrito haciendo aterrizar en Malta inesperadamente el avión en el que viajaba, aparentando una supuesta avería, momento que fue aprovechado para buscar y fotografiar el manuscrito en el portaequipaje del aparato, tras lo cuál volvió a emprender el vuelo como si nada hubiese pasado; sin embargo Couvée y Finn han preferido obviar esta versión cuasi novelesca en El Expediente Zhivago.

Pasternak fue galardonado con el Nobel en 1958, siendo el precedente de otros disidentes soviéticos que también serían galardonados, como Aleksandr Solzhenitsyn (ex-colaborador nazi y confeso admirador de Franco), o el físico Andrey Sajarov.

El galardón de Pasternak fue tomado como una traición por el gobierno jruschovista, el líder del Komsomol (órgano juvenil del PCUS) Vladimir Semichastny humilló y desacreditó públicamente a Pasternak durante el pleno del Comité Central ante 14.000 personas, provocándole una depresión que estuvo a punto de llevarle al suicidio, murió finalmente a causa de cáncer de pulmón hace justo hoy 56 años.