Anticapitalismo Cultura Estado Español Internacional

El Pop Art de luto y la movida madrileña de celebración: Warhol, Banksy y Almodóvar

Este domingo Marisol Escobar, fallecida el mes pasado, habría cumplido 86 años. La escultora francesa fue famosa por su dura crítica a los Kennedy y tiene su relevancia por ser una gran amiga de Andy Warhol, el de la frase: “en el futuro todos tendrán sus 15 minutos de fama”, quien se encuentra a la cabeza del arte Pop con obras tan famosas como las de Elvis, Marilyn Monroe, Coca-Cola o las latas de sopa Campbell. Tiene esta frase que perdura en la hemeroteca popular: “Puedes estar viendo la tele y beber Coca-Cola. Sabes que el presidente puede estar tomando una Coca-Cola, que Liz Taylor bebe Coca-Cola y que tú también puedes.” Este arte usa imágenes de la cultura popular en oposición al elitismo de las escuelas de Bellas Artes. Se le considera uno de los últimos movimientos del arte moderno y del siglo XX, además de precursor del postmodernismo.

En España este estilo se asocia con la pintura neofigurativa, de la que podemos destacar al irlandés Francis Bacon (del que ya he hablado en este periódico). Puede que el cineasta Pedro Almodóvar sea el artista más representativo del arte Pop español. Se puede apreciar en la constancia de anuncios falsos que él mismo produce o en el colorido y la viveza de los objetos en toda su filmografía. Dejo como ejemplo esta cómica escena de “Los amantes pasajeros” al ritmo del año 82 donde se ve claramente su herencia de la movida madrileña.

Y es que la Movida madrileña está de celebración, el 23 de mayo de 1981 los alumnos de la escuela de arquitectura de la Politécnica de Madrid organizaron “El Concierto de Primavera”. Más de 15.000 personas acudieron al acontecimiento histórico, festival de más de ocho horas con Farenheit 451, Alaska, Rubi y los Casinos, Mamá, Los Secretos y Nacha Pop.

Actualmente el arte Pop español sigue vigente en artistas como Antonio de Felipe, que autodenomina su obra “graffiti pop”. Este artista imita a Warhol por la constancia del logo de Coca-Cola, por ejemplo: en una vaca a modo de escultura que, en vez de dar leche, produce el refresco.

Esta semana además hace 26 años de la destrucción de “rata con paracaídas” de Banksy. ¿Qué tiene de especial? Que posiblemente esté inspirado en los ejercicios de Blek le Rat. Se cree que Banksy nació sobre los años 70, así que con total certeza afirmamos que vivió el boom del aerosol de finales de los 80. El parisino Blek le Rat, que desarrolla su obra en las calles de París desde el 83, es un artista del street art y el graffiti. Aprendió la técnica de la plantilla (la misma que usa Banksy en la mayoría de obras) influenciado por el stencil propagandístico de Mussolini (igual que Banksy) y los graffiti  de Nueva York. Paralelamente a le Rat se desarrolló la subcultura punk, que influenció en Banksy mediante la banda ácrata Crass, natural de Essex (Inglaterra). Eran pacifistas, ecologistas, feministas y antirracistas. Se les relaciona con el arte punk por el uso de collages de casetes, gráficos, grabaciones con “spoken word” (precedente del rap), poesía e improvisación. [Si os gusta Banksy buscad: Dismaland, un parque crítico con la globalización y la cultura popular.]

Durante los 80 y junto al punk, la movida madrileña, la transición y Thatcher se encontraba el hip hop. No podemos olvidarnos del Bronx neoyorquino. Crece desde la costa este con Tupac hasta la oeste, hoy día lo personaliza la profesora y exbailarina Tricia Miranda y la escuela que está creando en L.A.

tupac

El hip hop no ha muerto, es más, se creyó motor de la Primavera Árabe (2010-2013) gracias a decenas de jóvenes árabes que decían cosas como: “Creo que todo el argumento el-hip-hop-es-americano ya no es válido. Ahora mismo llevo vaqueros, ¿quieres decir que no puedo llevarlos porque no soy americano?” “El mundo se está convirtiendo en uno debido a la globalización, ya no hay barreras y estamos cogiendo lo mejor de esa sociedad (EEUU)” Recordamos una frase  que presuntamente es  de Banksy y dice que la globalización es esto: Diana era una princesa inglesa enamorada de un egipcio que tuvo un accidente en Francia en un coche alemán con motor holandés, conducido por un belga que había bebido whisky escocés, coche que era perseguido por paparazzi italianos en motos japonesas. Diana fue atendida por un médico norteamericano que usó medicamentos brasileños.