Internacional Latinoamérica

El gobierno de Honduras ‘cierra’ el principal canal de TV opositor

Desde el pasado viernes 20, GloboTV, uno de los principales canales de televisión de la parrilla hondureña, no emite señal. Oficialmente, el motivo ha sido administrativo: se alega que la cadena no renovó los permisos de emisión sino pasados los dos meses antes del cierre del plazo, por lo cual el documento no ha podido ser emitido, y quedaba fuera de la legalidad.

Desde entonces, se ha concentrado una manifestación frente a la sede de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Honduras, administrada bajo el gobierno de Juan Orlando Hernández, del conservador Partido Nacional. El eje de las protestas ha sido la presunta falta a la libertad de expresión que la decisión conlleva. Esto se apoya en la fuerte oposición que la cadena ejerce contra el partido en gobierno, que encabeza el Ejecutivo desde el golpe de Estado (más administrativo que militar) de 2009, que depuso al entonces presidente Manuel Zelaya, del Partido Liberal ─ahora primera fuerza en la oposición.

Las protestas se suman, pues, a los comunicados de Reporteros sin Fronteras contra otras numerosas acciones del administrativo hondureño. En su resumido informe, la asociación reclama que «el país se encuentra entre los más peligrosos del continente para los periodistas»; acusan igualmente declaraciones oficiales que tratan de vincular a periodistas asesinados con el narcotráfico, así como el ensañamiento con «los medios de comunicación comunitarios y los de oposición, como Radio Globo o Canal 36», que incluye amenazas de muerte y agresiones.