Unión Europea

El ecologista Van der Bellen gana la presidencia de Austria

La segunda vuelta de las presidenciales en el país germanófono ha acabado con la victoria de Alexander Van der Bellen, quien decidió presentarse como independiente aun perteneciendo al partido ecologista La Alternativa Verde, que se ha impuesto por un estrecho margen (50,2% frente al 49,8%) al candidato Norbert Hofer, ultraderechista del Partido de la Libertad de Austria. Van der Bellen ha logrado ganar en los grandes núcleos urbanos del país como Salzburgo o Viena, imponiéndose claramente a su rival, por no mencionar que el voto por correo le ha sido claramente favorable (61,6% contra el 39,4% de Hofer). Además, ha logrado captar el apoyo del 60% del voto femenino y se ha consolidado como la opción preferida entre personas con una alta cualificación académica (un 72% frente al 38% de su oponente). Sin embargo, Hofer ha arrasado en las áreas rurales del país y ha sabido retener al electorado que en la primera vuelta votó al Partido Popular Austriaco. A este le ha votado un 60% del censo masculino. Por lo tanto, falla la hipótesis de los expertos que afirmaban que el voto a Hofer era un voto de castigo simbólico a los partidos tradicionales.

Un total de seis millones y medio de ciudadanos estaban llamados a votar en esta segunda ronda. Recordemos que la institución presidencial en Austria no tiene el mismo papel que puede tener en otros países de la periferia. En el caso austriaco, la presidencia tiene el deber de exportar al resto del mundo el nombre del país y de mediar entre los partidos que conforman el Parlamento. Respecto a esto, Hofer pretendía mantener una línea dura con el tema de los refugiados ante la Unión Europea. Además, planteaba un plan de blindaje económico para el país. Por otro lado, Van der Bellen propone una hoja de ruta social basada en la acogida progresiva de refugiados para su incorporación al proyecto ecológico que quiere presentar en el Parlamento, que estimaba la creación de 150.000 puestos de trabajo estables en un plazo de 5 años.