Antifascismo Cultura Internacional LGTBI-GSD

Alan Turing, de héroe de guerra a villano homosexual

Alan Mathison Turing fue un talentoso hombre que dominó varios campos de la ciencia, era: matemático, lógico, criptógrafo, filósofo… Pero Turing es principalmente conocido por su faceta de programador informático, este inglés, nacido en Londres, el 23 de junio de 1912, es considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y el precursor de la informática moderna.

(AVISO: a quien le aburra la informática que se salte el segundo y tercer párrafo)

Turing fue el creador de la Máquina de Turing, un dispositivo que manipula símbolos sobre una tira de cinta de acuerdo a una tabla de reglas, un importante salto en cuanto a formalización de algoritmos y computación. Formuló, además, junto a su mentor Alonzo Church, la hoy ampliamente aceptada (pero indemostrable) tesis de Church-Turing (“todo algoritmo es equivalente a una máquina de Turing”). Concibió también el Test de Turing, un criterio según el cual puede medirse el grado de Inteligencia Artificial de una máquina, en base a si las respuestas de ésta en la prueba son indistinguibles de las de un ser humano.

Trabajó junto a su amigo Norbert Wiener en el desarrollo de la cibernética, pretendiendo establecer un sistema de comunicación entre persona y máquina como premisa fundamental para administrar los sistemas de control. Los estudios  de ambos profundizaron en esta relación, estableciendo el concepto de interfaz, y cuestionando los límites de simulación del razonamiento humano. Además trabajó también en la biología matemática, concretamente en la morfogénesis. Publicó un trabajo sobre esta materia titulado «Fundamentos químicos de la morfogénesis» en 1952. Pretendía explicar filotaxis de Fibonacci (la existencia de los números de Fibonacci en las estructuras vegetales). Utilizó ecuaciones de reacción-difusión que actualmente son cruciales en el campo de la formación de patrones. En 2014, científicos británicos demostraron que las tesis de Turing sobre la morfogénesis química efectivamente pueden explicar cómo las células que son idénticas pueden diferenciarse.

(AVISO: a quien le aburra la informática que empiece a leer a partir de aquí)

Sin embargo, Turing se convirtió en leyenda durante la II Guerra Mundial, por haber logrado descifrar los códigos informáticos de las comunicaciones de la Alemania Nazi, particularmente los de la legendaria máquina Enigma, al frente de la instalación militar británica Blecthley Park. Para romper los códigos de la máquina nazi Enigma y permitir a los Aliados anticipar los ataques y movimientos militares del Eje, Turing diseñó la Bombe, una máquina electromecánica que eliminaba gran cantidad de “claves enigma” candidatas; implementaba eléctricamente para cada combinación posible una cadena de deducciones lógicas, era posible detectar cuándo ocurría una contradicción y desechar la combinación.

Un hombre brillante, sin duda, adelantado a su tiempo, un visionario, y un héroe de guerra que ayudó a derrotar al nazi-fascismo. Sin embargo, su carrera se truncó cuando reconoció su homosexualidad en 1952, cuando su amante Arnold Murray ayudó a un cómplice a entrar en la casa de Turing para robarle. Turing reconoció su homosexualidad durante la investigación policial, con lo que se le imputaron los cargos de “indecencia grave y perversión sexual”.

Convencido de que no tenía por qué disculparse, no se defendió de los cargos y fue condenado. Se le dio a elegir entre ir a prisión o someterse a castración química mediante un tratamiento hormonal. Finalmente escogió las inyecciones de estrógenos, que duraron un año y le produjeron importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos, un apreciable aumento de peso, y disfunción eréctil. Dos años después, en 1954, falleció por envenenamiento con cianuro, tras comerse una manzana envenenada que no llegó a ingerir completamente, lo que se estimó oficialmente como suicidio.

Se ha dicho que el logotipo de Apple hace referencia a esa manzana con la que se suicidó Turing, sin embargo la (por otra parte expoliadora y criminal) empresa ha desmentido esa afirmación.

En 2009 el primer ministro británico Gordon Brown emitió un comunicado declarando sus disculpas en nombre de su gobierno por el trato que recibió Alan Turing durante sus últimos años de vida, como consecuencia de una movilización pública solicitando al Gobierno que pidiera disculpas oficialmente por la persecución contra Turing. Sin embargo, en 2012 el gobierno conservador de Cameron denegó el indulto al científico, aduciendo que la homosexualidad era considerada entonces un delito. Finalmente, el 24 de diciembre de 2013 recibió el indulto de todo tipo de culpa, por orden de la reina Isabel II.

Un hombre brillante, un adelantado, un héroe de guerra, un héroe antifascista, un hombre que cometió un crimen imperdonable para su época: ser homosexual y no avergonzarse de ello.