Artículos de opinión

¿Prohibición a la izquierda?

Llevamos dos semanas con el acuerdo entre Ciudadanos y PSOE, acuerdo que ha generado controversia en el país, sumando que después dos meses y medio no tenemos gobierno formado.

Parece algo inexplicable ¿cómo el señor Sánchez, tras haber llamado “extrema derecha” o “nuevas generaciones del PP” a Ciudadanos ha podido firmar un acuerdo de pacto?

Desde la izquierda estaban bastante convencidos de una mesa a 4 entre PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Compromis, el llamado “Gobierno a la Valenciana”, pero inesperadamente el PSOE tendió la mano al señor Rivera, que en los últimos días ha abierto la puerta de paso al PP para formar parte del gobierno, incluso cuando se insistía en el objetivo de echar a Rajoy y a sus políticas fuera de la Moncloa.

Parece de locos que siendo el PSOE un partido socialista y referente a la izquierda haya hecho esto. Ahora nos preguntamos: ¿ha podido haber una posible prohibición a un pacto de izquierdas?

Recordemos cómo miembros del PP (destacando a Esperanza Aguirre, incesante tweet tras tweet sobre el tema) avisaban ante el “peligro” de formar gobierno con Podemos, cuantos rumores acerca del partido que al final resultaron falsos o casos archivados salieron a la luz.

¿Por qué tanto miedo a la izquierda? Podríamos hablar del Comité Federal del PSOE, el cual no apuesta por Podemos, resumiendo, no le han dado soga suficiente al señor Sánchez para hacer este pacto.

Ahora bien, parece que le resulta incómodo a las viejas políticas que un nuevo partido que da la cara por el pueblo entre en el Congreso, y una barbarie que quiera formar parte del gobierno.

También parece que ahora sí les interesa echar mano de la memoria histórica para saber cómo defenderse ante un Gobierno donde esté el pueblo, ya que eso sería un ataque para ellos, para sus políticas, su querida Ley Mordaza, su Reforma Laboral, su Reforma en educación y sus rescates a entidades privadas en vez de a personas.

No ha cambiado mucho la situación en los últimos años, tan sólo se han suavizado términos y maneras de oratoria en estos tiempos más modernos. Sigue habiendo recesión, miedo al pueblo, miedo a la izquierda por parte de los altos cargos. Seguimos en transición, ¿de verdad nos deberíamos extrañar ante esta situación?