Sin categoría Unión Europea

Proceso de Liberación de Irlanda del Norte

El objetivo de este texto no es otro que intentar explicar las causas del surgimiento de los Movimientos de Liberación Nacional en Irlanda del Norte y en especial del Ejercito Republicano Irlandes (IRA). Así como indagar en sus contextos concretos y romper con la dicotomía religiosa profundamente asumida entre Protestantes y Católicos como forma para entender el conflicto.

Los movimientos nacionalistas de Irlanda del Norte surgen en un momento histórico muy concreto, durante la Primera Guerra Mundial. En el año 1916 se produjo la primera gran rebelión conocida como el Alzamiento de Pascua a favor del fín de la guerra y de un estado irlandés independiente del Reino Unido. También ha sido descrita como la <<la primera revolución socialista de Europa>>. La insurrección constituyó el más conocido intento de tomar el control del país. Parte de la ciudadanía, sindicatos y organizaciones tomaron puntos neurálgicos de la ciudad durante 6 días. La rebelión fue suprimida aunque se la considera exitosa por conseguir elevar al primer plano la cuestión de la Independencia. Por tanto; podemos afirmar con total rotundidad que durante la Gran Guerra los apuros de Inglaterra son las oportunidades de Irlanda.

También es destacable la Batalla del Bogside en agosto de 1969. En ella se produjeron disturbios entre las Comunidades católicas y la policia local en Derry y Belfast. Es considerada como la primera gran confrontación de los conocidos como “troubles” (problemas) en el conflicto entre unionistas partidarios de la pertenencia al Reino Unido y Republicanos partidarios de la fusión con la República de Irlanda.

Dichos Movimientos Nacionalistas surgen como respuesta a la discriminación y humillación de diferentes índoles a las que estaba sometida la población católica en distintos territorios de Irlanda del Norte. El caso más paradigmático es el de la ciudad de Derry donde existía el famoso Gerrymandering, es decir, una forma de manipulación de los distritos o circunscripciones electorales con fines partidistas. Se puede hacer a través de atribuir, como en el caso de Derry, menor representación a territorios con mayor número de habitantes.

Por ello durante las protestas republicanas a favor de los derechos civiles invocaban precisamente la consigna “un hombre, un voto” para reivindicar que los votos de áreas nacionalistas como Derry (la segunda ciudad con mayor población de Irlanada del Norte) no valían lo mismo que la de los unionistas debido al diseño de las circunscripciones electorales que otorgaban sistemáticamente mayorías en las instituciones a la minoría protestante.

Otro ejemplo de cómo las clases más vulnerables de la sociedad tenían un trato diferenciado era la asignación de la vivienda pública. Esta se disribuía de un modo que mantuviese a la población católica en un número limitado de circunscripciones electorales, con el resultado de que, aún obteniendo un mayor número de votos los partidos nacionalistas tuvieran una infrarrepresentación en el Parlamento de Irlanda del Norte.

Por último para entender como el sistema electoral era profundamente desproporcional e injusto. Tenemos que apuntar como sólo los pagadores de impuestos tenían derecho al voto en las elecciones locales: debido a que los protestantes tendían a ser más ricos que los católicos esto significaba en la práctica que los unionistas controlaban el gobierno local.

De modo que podemos encontrar una vinculación muy clara entre la posición socioeconómica e ideología en tanto a organización territorial se refiere. Por tanto podemos establecer una confrontación entre una minoría que controla los distintos aparatos del Estado bajo la subordinación del imperio inglés de principios del Siglo XX y una gran mayoría de la población que encuentra aspectos comúnes entre sí (no solo el religioso) y se enfrentan a un enemigo común, como medio para conseguir unas mejores condiciones materiales y poder construir un nuevo sujeto político en el que sí se vean reflejado y  representados.

En un primer momento como hemos relatado, surgieron de la población civil norirlandesa decenas de Movimientos Nacionalistas. Aunque la organización con mayor fuerza fue el Ejercito Republicano Irlandes (IRA). La cual fue la única que supo captar la indignación del pueblo y canalizarlo en un discurso político y en un instrumento contrahegemónico en el que se veía identificados miles de personas.

Aunque en este punto no quiero detenerme tanto en el IRA de forma general y abstracta como entender la situación de represión al que eran sometido los miembros del IRA por parte de las autoridades de Reino Unido.

El informe Bennet prueba y así lo ha reconocido posteriormente el gobierno británico como el Ulster ( la policía británica en territorio irlandes) empleó un comportamiento sectario y discriminado hacía los católicos. En ocasiones utilizaron la tortura e incluso colaboraron algunas veces con paramilitares unionistas en la comisión de crímenes. El informe acredita un nivel de protección de la guerra sucia que causó un gran impacto político. Tanto que Tony Blair, ex presidente del Reino Unido, tuvó que ex carcelar a decenas de miembros del grupo terrorista.

La situación en las cárceles eran muy similares. Para ello y para explicar las claves del nacionalismo romántico en las sociedades decimonónicas vamos a deternos en la figura de Bobby Sands, preso del IRA en la prisión de Long Kesh. El día 1 de marzo de 1976 el gobierno británico revocó la categoría de Status Special para los prisioneros políticos vinculados a los Movimientos nacionalistas. Bobby Sands como acto de rebeldía, ante lo que él creía una humillación, se puso en huelga de hambre que acabó con su vida. Sands llegó a afirmar: “estoy alimentando un resentimiento que a veces me asusta”. A través de esta contestación podemos explicar como la percibida opresión de unos sirve de marco para un desarrollo teórico/dialéctico en el que todo se reduce a la bondad absoluta de nosotros (oprimido) y a la maldad absoluta de ellos (opresores). Aunque este juego es siempre muy arbitrario al igual que cualquier acto de violencia.

La Blanket protest (protesta de la manta) fue también muy significativa. Donde los prisioneros se quitaron la ropa facilitada en la cárcel y se pusieron tan sólo una manta. Para protestar que ellos no eran como los otros encarcelados sino que estaban por motivos extrictamente políticos. Concretaron sus demandas en 5 puntos: Derecho a no llevar el uniforme de la prisión, derecho a no realizar trabajos en la prisión, derecho a asociarse libremente con otros prisioneros, derecho a una visita semanal y recepción de un paquete de actividades de tipo recreacional y educativo y por último plena restitución de la remisión perdida durante la protesta.

En conclusión, para explicar el conflicto podemos usar el maniqueísmo protestante-católico aunque no engloba verdaderamente la raíz del conflicto. Donde realmente una clase dominante que en un principio era hegemónica y controlaba los diferentes elementos de la superestructura (su religión era la verdadera, la legislación estaba a su favor, controla la educación, etc) se introduce en una situación de colapso cuando las clases subalternas se empoderan en torno a un único enemigo, que en este caso es Reino Unido y todo lo que representa, lo que conlleva una predisposición emancipatoria en sus más diversas manifestaciones tal y como hemos relatado.