Internacional Unión Europea

La izquierda anti-austeridad se afianza en Irlanda

Las elecciones para constituir la nueva Dáil Éireann irlandesa arrojan un mensaje claro y contundente: rechazo a las políticas de austeridad aplicadas desde hace 5 años por el Gobierno de coalición entre los conservadores del Fine Gael y el Partido Laborista. Este rechazo se ha traducido en un aumento de los grupos críticos contra estas medidas y el partido que más provecho ha sacado de ello ha sido el liberal y populista Fianna Fail, que se coloca como segunda fuerza política del país con un 24,35% de los votos emitidos (traducidos en 43-45 asientos), muy cerca del Fine Gael, que cae hasta el 25,52% pero manteniendo la primera plaza y con entre 46 y 49 escaños en su haber, a falta de que acabe el recuento en los distritos que faltan. Quien sí ha sufrido un varapalo ha sido el Partido Laborista, que pasa de estar presente en las labores del Gobierno y ser decisivo en la aprobación de recortes a la irrelevancia política con un 6,6% de los votos, perdiendo así casi 13 puntos respecto a las elecciones generales del año 2011, que se vivieron bajo el clima del rescato financiero.

Por otro lado, la izquierda también se ha visto reforzada. El Sinn Féin, tradicional partido de la izquierda nacionalista, obtiene los mejores resultados desde 1927 con el 13,85% y tendrá entre 22 y 24 representantes. Ascienden, además, los comunistas de la Alianza Anti-Austeridad-Gente antes que el Beneficio, que también concurrían con los candidatos del Partido Socialista y Acción de Trabajadores y Desempleados, con el 4% de las papeletas y entre 5 o 6 representantes en la Cámara Baja, dependiendo del resultado en el distrito de la bahía norte de Dublín. Sorpresa también para los Socialdemócratas, que se quedan con 3 diputados, y para el Partido Verde. Estos últimos esperaban regresar a la Asamblea después de una legislatura sin representantes ecologistas y lo van a hacer con dos sujetos políticos de gran peso en el país: Catherine Martin y Eamon Ryan. Los derechistas de Renua se quedan fuera de la institución y los candidatos independientes suman el 17,83%, lo que supone un aumento de más de 5 puntos respecto a los comicios de 2011. De estos independientes, 4 forman parte de la Alianza Independiente, que recoge a candidatos adscritos pero no adheridos a la izquierda.

El panorama se yergue complicado puesto que el Fianna Fail no está dispuesto, a priori, a pactar con el Fine Gael. Sin embargo, el Partido Laborista hace un llamamiento a la Gran Coalición entre liberales y conservadores “por el bien de la nación”. En el seno del Sinn Féin esperaban unos resultados mejores puesto que hace un año se disputaban directamente la Presidencia; parece ser que la aparición de los Socialdemócratas les ha restado peso en las últimas semanas de campaña. Especialmente contentos están los comunistas de AAA-PBP por la contundente irrupción y aseguran que no votarán a ningún Ejecutivo que no respalde políticas en favor de las clases trabajadoras y abre la puerta a puntuales acuerdos con el Sinn Féin y Los Verdes, con quienes concuerdan en materia laboral.