Internacional

La carrera hacia la Casa Blanca: el caucus de Iowa

Ayer en el pequeño estado de Iowa, el Partido Demócrata y el Republicano celebraban sus caucus. No son exactamente unas primarias, pero marcan el inicio de la campaña presidencial en EEUU.

Por el lado Republicano, Ted Cruz ganó con el 27,6% de los votos, Donald Trump, el favorito de las encuestas hasta ahora, quedó segundo con el 24,3%. Detrás suyo quedó Marco Rubio, que pese a ser un estado que no le favorecía en principio, consiguió un 23,1% (mucho más de lo esperado). La victoria de Ted no debería sorprender: Iowa es un estado muy evangélico, y Ted Cruz pertenece al sector más religioso (y ultraconservador) del partido; y segundo, las encuestas ya mostraron una vez a Cruz por delante de Trump (aunque luego volvieron a darle la victoria a Trump una semana antes). La verdadera sorpresa ha sido Marco Rubio, el candidato más ”moderado” de los principales contendientes. Si bien es cierto que en otras primarias Rubio habría sido considerado como uno de los más conservadores, en estas primarias él y Trump se han llevado el voto moderado (pese a las informaciones que nos llegan a España, en el fondo otros candidatos son mucho más conservadores que Trump).

Esto puede significar que el establishment del Partido Republicano haya encontrado al fin su candidato, su principal escollo será tener New Hampshire, que celebrará sus primarias la semana que viene. Por ahora las encuestas le dan muy alejado de ganar en el estado, y a Trump ganando por más de 20 puntos. Aún así, es de esperar que la campaña de Rubio sufra ahora un impulso y consiga atraerse a los republicanos más moderados para intentar quedar, por lo menos, segundo.

El caucus Demócrata tenía un sistema mucho más complicado. Hillary ha ganado con tan solo el 49,9%, mientras que Bernie Sanders ha conseguido un 49,6%. O’Malley, tras sacar un modestísimo 0,6%, se ha retirado. Hillary representa al establishment Demócrata, es mujer del expresidente Bill Clinton y tiene unas ideas liberales en lo económico y progresistas (para los estándares americanos) en lo social, en España lo más parecido es Ciudadanos. Bernie Sanders, en cambio, se autodefine como un ”socialista” y pretende instaurar un sistema de seguridad social e impuestos más elevados en Estados Unidos, su resultado es impresionante si tenemos en cuenta que cuando anunció que se presentaba a la carrera presidencial, las encuestas le ponían a la cola de candidatos y nadie se imaginaba que conseguiría tan buenos resultados en ningún estado. Además, representa unas ideas que, hasta ahora, se presuponían minoritarias en EEUU, y resulta que ahora mismo puede ser candidato presidencial (e incluso ganar).

Bernie ha tenido un muy buen comienzo, y este resultado le ayuda a establecerse como un candidato solvente para los Demócratas. Cuenta con el añadido de que arrasa entre los jóvenes (consiguiendo el 84% entre los electores de hasta 27 años), y el 83% del total de Demócratas le consideran el más honesto y fiable. En New Hampshire lidera las encuestas por más de 20 puntos, pero su problema son los estados del sur, donde los electores de las minorías (negros, hispanos…) podrían darle la victoria a Clinton. Sanders tiene alrededor de un mes hasta el ‘supermartes’, donde se celebran más de 10 primarias el mismo día, y donde una derrota total podría apartarle de la carrera presidencial, así como una victoria o un empate podrían permitirle seguir hasta el final. Parece que lo que iba a ser un paseo de rosas para Hillary Clinton se puede volver otro 2008 (donde era la favorita, y acabó perdiendo frente a Obama).