Anticapitalismo Artículos de opinión Cultura Estado Español

Verstrynge, las batallitas del abuelo y otras patadas a la historia

En el congreso de los diputados no ha habido obreros hasta que ha llegado Podemos“, estas fueron las palabras textuales de Jorge Verstrynge ayer en La Sexta Noche; tal cual, así, sin anestesia.

Puede que el humilde escritor de estas lineas no entienda el funcionamiento de las altas esferas políticas, pero juraría que las palabras de Verstrynge no favorecen el camino hacia la Unidad Popular. No vamos a negar la renovación que ha llegado al congreso de la mano de las diferentes fuerzas del cambio, no solo de Podemos. Pero de eso a olvidar la incansable lucha dentro y fuera del parlamento de Marcelino Camacho (preso político en el franquismo y obrero metalúrgico), Gerardo Iglesias (minero, que una vez dejó su escaño volvió a su trabajo en la mina asturiana), Antonio Romero (agricultor que tuvo que dejar sus estudios a los 14 años) o Julio Anguita (maestro que decidió vivir de su pensión como maestro y renunciar a sus beneficios como diputado), todos ellos casualmente diputados por el PCE e Izquierda Unida, es faltar a la verdad…

Lejos de parecer tendencioso, diría que los orígenes de estos políticos no son precisamente de la alta burguesía. Aunque no sé como serán los moldes de Verstrynge. Quizá la honradez y la humildad luzcan por su ausencia, hoy que tan necesarias son estas virtudes para conseguir la tan ansiada alianza de las fuerzas rupturistas.

Y precisamente si urge tenerlos presentes, es porque su ejemplo debe de marcarnos el camino a seguir, porque hoy más que nunca, estamos necesitados de lideres de acción y no de boquilla. De esos que más que asaltar los cielos, asaltan supermercados para los que no tienen que comer; de esos que ganaron el derecho a huelga en las calles y no en los parlamentos… En definitiva, de esos que más que decir que son “gente de la calle” están con la gente en la calle.

Porque fuisteis, sois y seréis obreros. Porque tenemos memoria, por eso os tenemos presentes.

Néstor Prieto
Salmantino, políticamente incorrecto.