Anticapitalismo Artículos de opinión Unión Europea

Grecia: ¡SE VENDE!

2015 fue el año de la ilusión para los helenos, el año que en su país había de comenzar un nuevo camino alejado de las políticas de recortes y miseria aplicadas por la Troika europea. Todo eso venía de la mano del gobierno elegido democráticamente en la urnas: Syriza.

Si algo caracteriza al gobierno de izquierdas griego es sin duda su facilidad por implicar al pueblo en las decisiones, usando tanto las urnas como los referéndums como su argumento principal para hacer frente a los gigantes europeos. Pues bien, después de bravuconadas por un lado, amenazas de expulsar a Grecia de la UE por el outro y demás circo político, los de siempre, los mismos de España, Portugal, Italia, etc. se impusieron, demostrando una vez más quien realmente tiene el poder en el mundo, la banca o el pueblo. El “yo soy pueblo” de Syriza pasó al “yo soy lo que quiera la Troika que sea”.

Y después de decenas de reuniones y acuerdos para el recate, después de ceder todo y un poco más por la partre Griega, uno se empieza a dar cuenta el verdadero interés de las oligarquías del continente. Por supuesto no es “salvar Grecia” a la que se nos vende como el sargento Ryan europeo. Tampoco es su objetivo principal el de extender la filosofía y la mentalidad capitalista, aunque aprovechen la situación para hacerlo. Su objetivo es ni más ni menos que apoderarse de Grecia, comprarla, poseerla y por supuesto usarla en su beneficio. Cueste lo que cueste.

¿Y cómo pretende la UE comprar Grecia? Pues muy simple, privatizándola.
Hace unas pocas semanas, se nos publicaba en InfoBae la primera privatización del gobierno griego después de la victoria de la izquierda. Fueron literalmente vendidos 14 aeropuertos regionales al consorcio alemán Fraport-Slentel por 1.230 millones de euros que más tarde se conocería, y que sorpresa, que dicho consorcio acababa en manos “públicas” alemanas.

Pero esto no fue ninguna sorpresa, entraba detalladamente en el fondo de privatizaciones acordados anteriormente com la UE, formaba parte de un plan descabellado que contaba y cuenta con el apoyo del gobierno de Syriza. Los aeropuertos no son más que la guinda del pastel. Se han hablado en diversos medios de privatizaciones del agua, luz, bancos nacionales, aeropuertos, puertos y demás servicios públicos llegando al importe mínimo de 50.000 millones de dólares en los primeros años, ampliándose en los siguientes. Con este dinero se pretende pagar los 86.000 millones de rescate del tercer tramo.

Todo esto por supuesto se cuenta de una manera bien diferente por parte de los portavoces de la Troika, dado que para ellos es una “ayuda que pretende reactivar el capiatal griego” pero eso sí, especificando que el 50% es para devolver por lo prestado por la eurozona para recapitalizar los bancos griegos; un 25% para inversiones; y el otro 25% para reducir la deuda del Gobierno. Además de esto, la nueva ingeniosidad europea es llamar a las privatizaciones concesiones, alegando que su venta no interferirá en el dominio griego de dichos activos sino que “tan solo serán supervisados por las instituciones europeas relevantes”. Es magnífico, sin duda brillante, sobre todo para el lector medio que ve Bob Esponja como un modelo a seguir y a Felipe González como el responsable del fin de la dictura franquista en España. Seamos serios, por favor, ¿De verdad alguien se cree que al vender unos bienes públicos a unas empresas privadas, estás dejarán que los anteriores propietarios sigan gestionando y beneficiándose de dichos bienes? O mejor ¿Va una empresa privada gastarse millones de dólares para ayudar generosamente a Grecia? ¿Por amor al arte? Por favor…

Pues esto es lo que nos cuenta la Troika esperando que nos lo creámos, y váya que si lo hacemos.
10 años durarán según la UE los “préstamos”, sí, tienen la cara dura de llamar préstamos a la compra literal de Grecia. Pasados esos diez años la situación económica lo dirá; dependiendo de la mejoría o no mejoría estas compras podrían ampliarse en el tiempo y quien sabe hasta que los próprios bienes dejen de exixtir. Y por como va la economía mundial y griega, sumando a que el gobierno supuestamente de izquierdas griego no va a ser capaz de hacer frente a las políticas de recortes y privatizadoras de la Troika que tan horrible resultado han dado hasta ahora, 10 años son pocos para que Grecia vuelva a ser lo que fue.

Pero si queremos un ejemplo de la probable Grecia del futuro, sólo tenemos que mirar a la África actual, más pobres y atrasadas que a principios del siglo pasado. África es la Grecia del futuro, siempre teniendo en cuenta la diferencia situacional e histórica griega claro está, pero no tan alejadas entre sí. ¿Qué se hizo con África? Bastante simple, primero se expolió a más no poder, igual que se hizo con Grecia a finales del siglo pasado. Después se repartió y se colocó gobiernos afines a Occidente, igual que se hizo con Grecia hasta la llegada de Syriza. Más tarde, ante las dificultades de los países africanos, se proporcionó una serie de enormes ayudas en forma de préstamos que acababan en las manos de los de siempre, que muchas veces regresaban al “alma de la caridad” que las proporcionaba, igual que se está haciendo con Grecia. Después, ante el obvio y lógico falló de los préstamos, primero debido por su mala gestión que a su vez es debido a que finalizaban siempre en mafias afines a Occidente, y segundo debido a las políticas impuestas por la Troika, se pone en marcha un “Plan B” que consiste en recuperar el dinero mediante la expoliación de los bienes físicos de dichos países mediante la privatización o bien mediante favores por parte de los dirigentes locales. Creándo así el círculo vicioso de la dependencia hacia Occidente.

Entonces llega aquí la gran pregunta, ¿Qué debemos hacer para parar esto?
Muchos confiaban en que Syriza sería capaz de hacerle frente a esta mafia, pero su situación de dependencia con la UE no se lo permite. ¿Y entonces qué? La verdad es que es difícil saberlo, pero tan solo com una unión de izquierdas fuerte y por supuesto que pretenda cambiar el sistema de raíz se puede lograr.

Pronto le llegará el turno a España, donde ya há empezado. Latino Ámerica con la victoria de la derecha neoliberal, países nórdicos con el avance de la ultraderecha, y así país tras país cara la occidentalización neo-capitalista.