Internacional Unión Europea

Alemania estudia retirar el derecho de asilo a los refugiados

Alemania ha recibido 1.100.000 personas provenientes de Siria y otros territorios cercanos afectados por la brutal guerra que se vive en aquellas zonas. Desde esta cifra, son muchas las voces que desde el Gobierno alemán abogan por la regulación estricta del tránsito de estos refugiados por el país. A toda la tensión acumulada durante tantas semanas a razón de este tema, los altercados ocurridos en la noche de Año Nuevo en diversas ciudades alemanas, como Colonia o Hamburgo. Un considerable número de mujeres alertaron y denunciaron a la Policía alemana que habían sido víctimas de ataques sexuales perpetrados, en su mayoría, por ciudadanos musulmanes. La Policía no reaccionó a tiempo y restó importancia a los hechos, lo que no ha servido para callar a las mujeres afectadas por lo ocurrido. La denuncia de estos casos a autoridades gubernamentales ha provocado un considerable revuelo en el país por las circunstancias en las que se produjeron las violaciones. Todo ello ha llevado al Gobierno alemán a replantearse la concesión del derecho de asilo político (derecho recogido en la Declaración de Derechos Humanos) a los refugiados sirios y en los próximos días se debatirá esta postura en el Bundestag.

Algunos de los culpables fueron detenidos la misma noche del 31 de diciembre al 1 de enero. Al hacerles el pertinente análisis de drogas, muchos de ellos dieron positivo en consumo de hachís, como cuenta Alexander Schön, voluntario en una ONG de ayuda a los refugiados que ya advirtió aquella noche del lamentable estado mental (causado, además, por un desmedido abuso de alcohol) en que se encontraban dichas personas en los lugares donde eran atendidas. “Seguiré como voluntario, pero creo que, a raíz de estos actos, mucha gente se lo replanteará“, declara a Bild, un medio sensacionalista alemán. Estos incidentes han servido para que el partido ultraconservador Alternativa por Alemania le apriete las tuercas a la CDU, partido encabezado por la canciller Angela Merkel y que preside la nación. Además, hace unos días se manifestaba en Dresde la organización ultraderechista Pegida, pidiendo la expulsión de todos los refugiados de Alemania a su país de origen. Sin embargo, hubieron otras movilizaciones organizadas por los grupos políticos Los Verdes, La Izquierda y ciertos sectores del SPD, así como organizaciones pacifistas y antirracistas, demandando calma a la ciudadanía alemana y haciendo un llamamiento a la conciencia tolerante. Cabe mencionar que las manifestaciones contrarias a la presencia de refugiados en Alemania no fueron tan secundadas como las que organizaron los grupos del centro-izquierda e izquierda político.