Artículos de opinión Reseñas

“Sufragistas”: Historia que no memoria

“Sufragistas” narra la historia de la obtención del voto femenino en Inglaterra, una dura lucha, que se saldó con 1000 presas políticas en la Inglaterra de principios del S.XX. Una larga lucha que marcó el inicio del feminismo tal y como lo conocemos hoy en día. No obstante, antes de estas mujeres ya hubo otras, como Sor Juana Inés de la Cruz, que luchaban por la igualdad, en aquel entonces, de sexo, puesto que la categoría del género no existía.

Una película correcta, actrices correctas, narración correcta y la dosis de sentimentalismo justa obviando escenas escabrosas y de una crudeza extrema, es decir, insinúa y no acaba de mostrar imágenes escabrosas que puedan dañar la sensibilidad del espectador. Por ello, no tiene la crudeza de otras películas que también buscan mostrar la historia de la lucha de una minoría para desprenderse de su opresor, como puede ser “La Batalla del Argel” o “Las tortugas también vuelan”. Ello se deba en parte a que es una película “occidental” y dirigida a un amplio público. Sin embargo, lo más importante de la película es que es historia y no memoria.

La historia solo pretende narrar unos hechos que sucedieron en algún lugar pero que son parte del pasado, la acumulación, al fin y al cabo, de datos y momentos concretos que muestran una determinada realidad en un determinado momento. La memoria, en cambio, va más allá de ello. La memoria es memoria porque implica la reconstrucción de una identidad colectiva que todos portamos o individual y que no presupone o asume que ese punto histórico del que partíamos haya sido superado. Así, pues, “Sufragistas” no intenta ir más allá de la reconstrucción histórica, no intenta mostrar que la obtención del voto femenino solo fue el principio de una lucha mucho más amplia y con un recorrido mucho más largo que aún a día de hoy continuamos las feministas. De hecho, la obra concluye señalando la fecha en la que se obtuvo el voto en otros países, como España (1931) y más recientemente Arabia Saudi (2015). Ello nos lleva a pensar que es una película historicista sin ninguna pretensión de transgredir los límites históricos y temporales. Una película que narra una historia, para la autora, ya superada y que, al fin y al cabo, nos recuerda que la igualdad ya está casi conseguida. Y esto como sabemos no es del todo cierto.