Estado Español

Las urnas presentan un parlamento muy dividido

Ciudadanos afirma que se abstendrá para que gobierne la lista más votada y le pide a los socialistas que actúen igual.

Aún con resaca electoral, España se levanta con la duda de quién gobernará los próximos cuatro años o si hará falta repetir las elecciones generales para presentar una composición de Cortes Generales más favorable a un gobierno estable.

A las doce de la noche se conocían los resultados finales según los cuales las fuerzas de izquierdas sumaban 172 escaños y el 46.4% de los votos emitidos. Los escaños de la izquierda se repartirán entre PSOE con 90 escaños, Podemos con 42, En Comú Podem con 12, Compromís-Podemos con 9, En Marea con 6 y IU-UPeC con 2. Por otro lado la derecha se concentra en el Partido Popular (en coalición con el PAR y UPN) y Ciudadanos que suman 163 escaños (123 azules y 40 naranjas) con el 42.6% de los votos.

Los partidos nacionalistas podrán en su mayoría formar grupos parlamentarios propios como el caso de Esquerra Republicana de Catalunya que obtiene 9 diputados, Democràcia i Llibertat que obtiene 8 y los nacionalistas vascos con 6, EH-Bildu y Coalición Canaria obtendrían 2 y 1 escaño respectivamente; sumando entre todas las fuerzas 26 escaños y un 7% de los votos.

La participación en las elecciones a las Cortes Generales suben casi cinco puntos con respecto a 2011 y baja considerablemente el voto blanco y nulo.

El Senado no se reparte de igual forma, al mantener el Partido Popular la mayoría absoluta con 124 de los 208 senadores electos. Los socialistas obtendrían 47 sillones que aunque se sumaran a los 9 de Podemos, los 4 de En Comú Podem, los 2 de En Marea y el senador de Compromís-Podemos no alcanzarían un cuarto de la cámara. El resto de senadores se reparten entre ERC que obtendría 6, al igual que DL y EAJ-PNV, y; un diputado para Cambio-Aldaketa, Coalición Canaria y Agrupación Socialista Gomera (ASG).