Artículos de opinión

Jornada de reflexión

Tras una legislatura de cuatro años bajo la mayoría absoluta del Partido Popular, marcada sin duda por el inmovilismo y la ausencia de dialogo, ha llegado el momento previo a las elecciones, la jornada de reflexión.

Esta jornada de reflexión marca el final de una campaña electoral que se ha antojado más larga de lo habitual por la situación crítica a la que hemos sido arrastrados estos últimos años. Ahora es cuando tenemos que tomar una decisión de cara al futuro, cuando tenemos en nuestra mano la posibilidad de cambiar el rumbo con un gesto tan simple como introducir una papeleta en una urna. Es ahora cuando cobra gran importancia no olvidar quiénes han sido los responsables de la corrupción y mala gestión que han provocado el deterioro del estado del bienestar.

Algunos políticos han empleado una estrategia basada en el miedo y la incertidumbre hacia lo nuevo o hacia los cambios para pedir a la población que siga confiando en ellos. Bajo este guión han apelado al “voto útil” para tratar de retener a su electorado y así mantener la situación.

Personalmente creo que es importante meditar sobre qué es eso el “voto útil”, ¿es útil un voto a un partido salpicado por la corrupción?, ¿es útil un voto a un partido que no ha sabido gestionar los problemas de la población?, ¿es útil un voto a un partido que miente incluso antes de llegar al congreso?, sinceramente creo que eso es más bien un voto inútil, en palabras de Mònica Oltra, un voto que «nada más introducirlo en la urna te hace arrepentirte», a estas palabras la vicepresidenta valenciana también añadió una reflexión personal, que «el voto más útil, es el voto que te hace sentir orgulloso» y es aquí donde creo que deberíamos hacer incapié a la hora de reflexionar sobre lo que verdaderamente queremos y ser consecuentes con ello.

Es hora de reflexionar, pensar, repensar, cambiar o reafirmar con el corazón qué es lo que queremos para nuestro futuro, y mañana solo nos quedará confirmarlo en las urnas.