Antifascismo Estado Español

IU apoya a la edil imputada por llamar “asesino” a Pemán

Hoy, la cuenta de Twitter de Izquierda Unida (@iunida), ha reiterado su apoyo a la concejal gaditana imputada el día de ayer, con el mensaje “Fascismo nunca más”

Ayer conocíamos la noticia de la edil jerezana de Izquierda Unida, Ana Fernández, imputada por un delito de injurias y calumnias contra el también gaditano José María Pemán, quien apoyó vehementemente la Dictadura de Primo de Rivera (no en vano perteneció a Unión Patriótica, partido creado por el dictador) y que fue miembro del Consejo Nacional FET y de las JONS y del denominado Movimiento Nacional, el aparato de inspiración fascista que utilizaba la dictadura franquista y que trataba de funcionar como partido único.

En concreto, la concejal denominó al fallecido escritor con los términos “fascista, misógino y asesino”, lo cual, para la familia de Pemán, mancilla su honor y dignidad. “Llamar ahora, casi 35 años después de su muerte, asesino a José María Pemán no solo es falso, calumnioso, infame y ofensivo, sino además sobre todo innecesario y estéril en un debate político civilizado”, dicen estos.

Es evidente, por sus palabras, que no ven ofensa alguna en los términos “fascista” o “misógino”, más aún a la luz de frases del poeta, novelista y dramaturgo tales como “Dios hace las cosas bien y con orden. ¿Para qué iba a construir con excesivo mecanismo intelectual el alma de un ser destinado, por esencia, a las bellas sinrazones del cariño?” o “Cuando Dios quiso sancionar el pecado original, impuso a la mujer un doble castigo: el del dolor de la maternidad y la sujeción al varón, que la dominará”, en referencia a la mujer. Por otro lado, sus constantes halagos a Franco y el hecho de que el dictador Primo de Rivera fuera correligionario en Unión Patriótica parecen no dejar lugar a dudas tampoco acerca de su carácter fascista. Además, y pese a que no fue citado por parte de la concejal, Pemán era un antisemita confeso. De hecho, escribía asiduamente para “Acción Española”, revista antisemita y ultraderechista en la que también participaban personalidades como el nacionalsocialista Ramiro Ledesma o el falangista José Antonio Primo de Rivera.

Sin embargo, el problema parece llega al plantear a Pemán como asesino. Y pese a que es cierto que, al menos según las pruebas atestiguan, el andaluz no cometió ningún crimen directo, queda a libre interpretación si sus arengas en el transcurso de la Guerra Civil no sirvieron como agravante del odio y los crímenes ocurridos entre 1936 y 1939 en España por parte del bando sublevado. Frases como “una guerra, que por dura que sea, yo os digo que era necesaria y conveniente”, “la idea de turno o juego político, ha sido sustituida para siempre, por la idea de exterminio y expulsión, única válida frente a un enemigo que está haciendo en España un destrozo como jamás en la Historia nos lo causó ninguna nación invasora” o “España no está siendo arrasada, está siendo purificada” pertenecen a aquel poeta de ideología fascista del que estos días se discute si fue o no asesino durante la Guerra Civil Española y si este apelativo es o no merecido.