Entrevistas

Entrevista a Rafael Gavilán, concejal de Mesa de la Ría en Huelva

Mesa de la Ría es una agrupación local onubense de carácter ecologista. En las pasadas elecciones municipales, consiguieron mantener el asiento que ocupaban en el Consistorio, quedándose a las puertas de conseguir el segundo concejal por un pequeño número de votos. Voz Partisana habla hoy con Rafael Gavilán, concejal de Mesa de la Ría en Huelva. Nació en Huelva en el año 1969 y se crió en el barrio de La Orden. Relevó este año a José Pablo Vázquez como representante del partido en el Ayuntamiento.

  • El próximo día 3 de diciembre, Mesa de la Ría participará (junto a Izquierda Unida y Participa Huelva) en una manifestación en contra del proyecto de Fertiberia sobre las balsas de fosfoyesos. ¿No ha cambiado nada desde la llegada del PSOE al consistorio?

Lo cierto es que se están produciendo cambios, pero el motivo no es otro que la presión a la que se están viendo sometidos los principales partidos políticos desde la propia ciudadanía. Nos sentimos muy orgullosos de haber contribuido a crear y canalizar esa nueva concienciación sobre la importancia de la salud y el medio ambiente en la calidad de vida de las personas. Huelva es el lugar donde necesariamente dicho sentimiento tenía que nacer, pues históricamente hemos sido la ciudad más castigada por un capitalismo salvaje, al que sólo le ha interesado su beneficio a costa de la salud de las personas, de esquilmar nuestros recursos naturales y de destruir el inigualable entorno con el que contaba esta ciudad.

  • A pesar del gran rechazo de la población onubense al proyecto de Fertiberia, la empresa no ha movido, o se ha movido muy poco, ni ha jugado en favor del interés sanitario y laboral de los habitantes de la capital. ¿A qué cree que es debida tanta pasividad y tantos oídos sordos desde la empresa?

La empresa no está sino jugando su papel, es decir, intentar invertir en la restauración la menor cantidad de dinero posible y maximizar así sus beneficios. Lo que no llegamos a entender es el porqué, hasta hoy, todas las Administraciones han sido conniventes con esa actitud. Supongo que aquello de las puertas giratorias y la financiación ilegal de los partidos políticos tendrá mucha culpa de ello.

  • ¿Cómo actúan el Gobierno de España y la Junta de Andalucía respecto al problema de las balsas? ¿A quién escuchan más: a los ciudadanos o a la empresa?

Hasta ahora, el Gobierno Central y su Ministerio están bailando al son que le toca la empresa Fertiberia. No podemos obviar que la actual Ministra, Isabel Tejerina, ha sido durante diez años Directora General de ese grupo empresarial. Con respecto a la Junta de Andalucía, tampoco vamos a olvidar que fue esta Administración la que indebidamente, pues no contaba con competencias para ello, autorizó a Fertiberia a recrecer los apilamientos de fosfoyesos desde los tres metros de altura originales hasta los casi treinta que tiene en la actualidad.

  •  ¿En qué medida puede afectar la ratificación de tratados como el TTIP o el CETA a Andalucía y, particularmente, a Huelva?

Por culpa de tratados de ese tipo la situación de Huelva es la que es. Un tratado internacional suscrito en 1993 entre multinacionales americanas (la Freeport MacMoran de Henry Kissinger y FCM Foret), la española Fertiberia (Villar Mir) y la Marroquí OCP, sirvieron para enriquecer a dichas compañías a costa de esquilmar y robar los fosfatos del pueblo saharaui y arruinar el medioambiente y la marisma de Huelva al margen del cumplimiento de la legislación internacional y española. Por tanto, un nuevo tratado como es el TTIP (o el CETA) supondría para Huelva un gran paso atrás en la recuperación de su ría y en la limpieza de sus suelos contaminados y su marisma, ya que los acuerdos aprobados en el TTIP estarán por encima de las leyes medioambientales, de los tribunales de justicia e incluso de los gobiernos elegidos por los ciudadanos y ciudadanas. En Huelva no podemos volver a caer en el mismo error, no debemos permitir que nuevas industrias químicas quieran, al amparo del tratado de libre comercio EEUU-UE, instalarse para aprovechar un entorno ya de por si deteriorado y la connivencia de las distintas Administraciones, para actuar en su propio beneficio esquilmando nuestros recursos y utilizando Huelva como una cloaca donde depositar sus residuos, para que después se les autorice taparlos con una simple capita de tierra.

  • Mesa de la Ría creció en votos en las pasadas citas municipales, aunque no llegaron a alcanzar el segundo regidor. ¿Se imagina un escenario futuro donde Mesa de la Ría forme parte nuclear del gobierno municipal?

Por supuesto, estamos muy ilusionados con el resultado que pudiera darse en las próximas elecciones municipales. Es más, si las elecciones se celebraran en este mismo momento estamos convencidos de que el resultado sería muy distinto al del pasado mes de mayo. Creemos sinceramente que estamos realizando un muy buen trabajo desde el Ayuntamiento.

  • Se está celebrando en París la Cumbre por el Clima, ensombrecida por los atentados del día 13 en la capital francesa. El objetivo principal es llegar a un acuerdo con los países participantes sobre la no superación de los 2 grados, a nivel mundial, para final de siglo. ¿Ve posible un acuerdo entre todos los Estados?

Debería serlo, se trata ya de una cuestión de supervivencia y no solo de la raza humana, sino de todos los seres que habitamos este planeta. O detenemos de una vez la destrucción del ecosistema o ya será demasiado tarde para lograr revertir la situación.

  • ¿Por qué cree que el ecologismo y la lucha por el medio ambiente es eclipsada por otras causas?

Quizás la actual crisis económica está retrasando esa inquietud que por cierto es ya una realidad en otros países europeos más evolucionados que el nuestro. La ecología política, representada principalmente por los partidos “verdes” en Europa, forma ya parte de algunos gobiernos europeos.

  • Las próximas elecciones del día 20 supondrán la llegada al Hemiciclo de fuerzas como Podemos y Ciudadanos y la permanencia de otros. ¿Es un soplo de aire fresco o es, simplemente, el cambio de un bipartidismo por otro bipartidismo emergente?

Tenemos esperanzas en que no sea así. Cierto es que el actual sistema electoral tiende a provocar la preponderancia de dos partidos con mayor fortaleza y de un resto de formaciones residuales. Si no se cambia la Ley electoral, en unos años volveremos a repetir esta misma situación. No hay que tenerle miedo a un parlamento multiplural en el que las fuerzas políticas tengan que entenderse y llegar a acuerdos para dirigir el país.

  • Puesto que Mesa de la Ría es una agrupación de carácter local, no se presentarán a las elecciones. Sin embargo, ¿qué partido/partidos que se presentan a los comicios despiertan su simpatía?

Hasta hoy, cuando las elecciones eran de ámbito supramunicipal, solíamos apoyar a la formación Equo, pues entendíamos que representaba esa misma visión del “ecologismo político” que Mesa de la Ría propugnaba en Huelva. En este caso, dicha formación se integrará en las listas de Podemos, quien por otra parte es la única formación que se ha comprometido con nosotros (y así lo ha incluido en su programa electoral) a retirar los fosfoyesos de la marisma de Huelva, con lo que podría decirse aquello de “blanco y en botella”.

  • ¿Cómo es la relación con otras fuerzas políticas, también ecologistas, como IU o Participa Huelva? ¿Suelen coincidir en los puntos principales o discrepan en algo que se considere de vital importancia?

Sobre si esas formaciones son “ecologistas” no comparto dicha opinión, pues no basta con introducir en los respectivos programas electorales políticas verdes, sino que después hay que llevarlas a cabo en cuanto se tiene oportunidad para ello. IU en concreto ha gobernado durante casi 4 años en Andalucía y no ha solucionado los problemas medioambientales de Huelva (como es el caso de las balsas de fosfoyesos), cuando pudo haberlo hecho si hubiese tenido voluntad para ello.